Martes de Challa

HOY es Martes de Carnaval o Martes de Challa, el día de las challas familiares y de los petardillos callejeros (buscapiés) que no han parado de estallar desde antes de amanecer… y de grandes pedos de grupo laboral o familiar. A primera hora, con las calles vacías, todavía quedaban grupos que se veía festejaban el Martes de Challa desde la madrugada. Cajas y más cajas de cervezas de litro vacías. Música, baile, mucha bebida y challa a la Pachamama –cerveza, alcohol, confetis, pétalos de flores, trozos de manzana o de durazno, habas doradas, serpentinas…– para que el negocio sea próspero un año más, ya sea la venta de periódicos, de helados, de ataúdes, ferreterías, puestos de coqueras, de ropa o de retretes, o esas alacenitas que flanquean las calles paceñas y donde se vende de todo, de la chocolatina a la película o el disco pirateados, pasando por los cigarritos, las bebidas o la papelería barata.

En la Jiménez y aledaños los negocios de las chifleras echaban literalmente humo y la venta de mesas a la Pachamama, alcohol, vino, coca, fetos de llama o de pájaros, y de madera de khoa o de palo santo para encender la hoguera o el infiernillo de las ofrendas era incesante. ¿Supersticiones o costumbres generalizadas de una cultura diferente inscrita dentro de  otra más general y común? Lo digo porque los deseos, necesidades y ambiciones cotidianas de esta gente son los mismos que los tuyos.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s