ANUNCIOS POR PALABRAS

SERÍA muy raro que te encontraras un anuncio como este en el chirrión de los anuncios por palabras. Encontrarás otros, sin duda delirantes, muy de tu época, pero este no. Y de encontrarlo, lo que sería de verdad raro es que contestases.

Anuncios

5 pensamientos en “ANUNCIOS POR PALABRAS

  1. Yo lei hace poco "el peor viaje del mundo":http://kpitel.blogspot.com/2011/04/el-peor-viaje-del-mundo.html que no fué realizado por Shackleton sino por su enemigo Scott (mucha caballerosidad pero se llevaban fatal). Por cierto, el libro es magnifico.Y cuando lees las cosas que estos ingleses fueron capaces de hacer por caballerosidad y patriotismo, se te ponen los pelos de punta… podian llegar a ser extremadamente fanaticos e irracionales. Y hacian muchas cosas para demostrar que eran verdaderos "gentleman e ingleses", es decir, para demostrar su superioridad.Claro que pocos años después empezaba la 1a guerra…

  2. En efecto El peor viaje del mundo de Apsley Cherry-Garrard es un libro que pone el pelo de punta. Hace exactamente un siglo que atravesó hasta el Cabo Crozier para recoger huevos de pingüino Emperador (por tanto en pleno iniverno antártico). Cuando a la vuelta los entregó en el Museo no le hicieron el menor caso puesto que muerto Scott y perdida la "carrera" al Polo con Amundsen era una materia algo embarazosa.También las aventuras del Endurance de Shackleton con su increible travesía a las Georgia del Sur para rescatar a sus hombres (no murió ninguno) es un libro sorprendente. No obstante, estos mismos ingleses de Kipling, Conrad,…eran capaces del más atroz jingoismo, racismo, etc ¿serían caras de la misma moneda?

  3. Ando estos días con el relato de la Expedición Fawcett, publicado por uno de sus hijos: otro inglés que, como el irlandés Casement, dio a conocer el espanto de la explotación del caucho en la Amazonía (1906) y desapareció casi veinte años después buscando ciudades perdidas…

  4. En el Guardian de ayer daban la noticia de la muerte durante la noche, mientras dormían acampados en un glaciar, de un joven de 17 años, alumno de Eton y miembro de la British Schools Exploring Society (fundada en 1932 por un antiguo miembro de la expedición de Scott a la Antártica), que participaba en una expedición polar en la isla de Spitsbergen, en el archipiélago de Svalbard. Un oso polar le destrozó el cráneo a dentelladas. El joven se llamaba Horatio Chapple y, por lo visto, era el nieto del antiguo jefe del estado mayor del ejército británico.

Los comentarios están cerrados.