PRIMERO DE ABRIL

El primero de abril es un día especial para mí, no por lo de “cautivo y desarmado” ni mucho menos, sino porque en esta fecha, y en 1995, me fui a vivir al valle de Baztan, que era a donde pensaba regresar en un par de días. Fue una decisión todo lo equivocada que se quiera, pero cambió mi vida de modo que diecisiete años después, ya no la entendería sin esa gente, esas calles y esos montañas. No me es posible ir por el momento, pero me ha reconfortado que esta mañana me hayan contado cómo entraba el sol en la casa en la que voy a vivir, sobre el río. Es una forma de estar ya allí, un asidero, una forma de pensar en el futuro cuando el presente depende escasamente de ti…

Anuncios