EN LA COLA DE AEROSUR

COMO me dijeron que no me preocupara, he pensado que lo mejor era preocuparse y acudir a Aerosur lo más pronto posible. Es tremendo lo que puede uno angustiarse escuchando y propalando rumores en una cola que se recocía al sol. Ni una sola noticia tranquilizadora, al revés, los peores augurios: nos van a dejar tirados en Buenos Aires, hay que irse por tierra (cosa que me ha recordado al general Melgarejo que pretendía cruzar el Atlántico “con vuelta”), un periódico de Madrid dice que la empresa ha quebrado, que nos devuelvan la plata y nos vamos por otro lado… Claro que cuando ves en la calle grupos familiares con sus maletas y bultos porque han ido al aeropuerto para comprobar que no había vuelo, pues no es lo mejor para tranquilizarse… Había gente que tenía que estar hace más de una semana en su puesto de trabajo en España y temían por él, porque tal y como están las cosas cualquier excusa es buena para perderlo… Dramas laborales, dramas familiares, angustias… Incluso he visto en la cola a un viejo líder minero del troskismo histórico, experto en reubicaciones (a fin de cuentas la idea de convertir a los mineros en cocaleros del Chapare fue suya), que habiendo sostenido la resistencia minera de Llallagua/Siglo XX, se le veía perdido en la furia del quedarse en tierra.
“¿De dónde es usted? ¿Español? ¿Se habrá desilusionado de Bolivia? ¿No? Tendrá negocios entonces.”
Cuando me he ido, con mi nueva promesa de vuelo en la mano, he dejado atrás una nutrida cola que la policía mantenía a raya.
Aquello no estaba para bromas… Y veremos como acaba. Yo no voy a estar tranquilo más que el día que me asome al río Baztán, junto al puente de Txokoto.
Anuncios

3 pensamientos en “EN LA COLA DE AEROSUR

  1. José María, gracias por la información, pero aquí no queda otra que esperar acontecimientos. Si Aerosur no cierra definitivamente, viajaré el día 16, si cierra tendré que sacar un pasaje nuevo, como ya está haciendo otra gente. La situación es confusa y la información poco fiable mezclada con opiniones políticas interesadas. La más generalizada es que se trata de una maniobra del gobierno para ahogar a la empresa… Hace años que no leo nada de Villena, veré a la vuelta.

  2. Es posible que el gobierno quiera tener, a través de BOA, el monopolio del aire, pero, caramba, las deudas millonarias acumuladas por Aerosur, no solo por impago sistemático de impuestos o el hecho de no tener cuentas corrientes en Bolivia, hablan de otra cosa… El mundo de los negocios y las ingenierías financieras no es el mío.

Los comentarios están cerrados.