AMBIENTE

Nunca he conseguido sacar una buena fotografía de los puestos de chifleras del mercado La Cancha, de Cochabamba, y no será por no haberlo intentado. Lo intenté por lo legal, pero se encabronaron y en plan furtivo hay mala luz.
Me he fijado que en el ambiente de las brujerías y encantamientos (diría Cervantes), de los saberes tradicionales (te dirán los que comen de ello), hay aunténtica obsesión con esa pasión triste, a la que se culpa de toda clase de golpes de mala suerte, de reveses, cuanto más inexplicables, mejor.
Anuncios