LA VIDA…

La vida, ah, la vida… una flor, que se lo contaran esta mañana al conductor del autobús que acababa de tener una bronca sonada con el de vagoneta que le seguía. Cuando se estaban agarrando del pescuezo una casera ha dicho: “¡Mirá que agarrarse a puñetes en Semana Santa!”
Anuncios