SERMONES DE MERCADO

El asunto parece ser no dejar pasar una oportunidad de echar sermones, discursos, arengas… he visto mucha voluntad de evangelizar y mucha clientela para esos discursos. Pero qué pinta eso en un mercado en el que quien más quien menos lima pesas, altera el fiel de la balanza –”Mañana paso y te la quita”, le decía una oficial de policía a una vendedora con cara de resabiada– o te da gato por liebre por sistema, para no perder mano…
Anuncios