Liquidación por derribo 3

523500_412777605451896_935753955_nY las que vendrán. De escritor de culto (que viene a ser como fracasao pero en pincho) a escritor de barrio, hay un paso, o varios, que das siempre para atrás, encomendándote al santo del día, San Patrás… ¡Goitibera rompeculos for ever! ¡Al chirriooón!, grita Basurde, otro camarada de este derribo permanente que ya dura más de diez años.
Te llaman para dar una charla en un barrio de extramuros, fuerapuertas, y “de arriba” vetan tu charla y eso que estaba pagada a pedo burra… Y yo había aceptado más que nada por ir a sacar una foto de la calle que dedicaron a Perico de Alejandría, mi héroe, vago narrador de Las Pirañas, el ruiseñor de la Rochapea, “fabricante de saliva y escritor de sandeces”… La última vez que hablé de él, en otro mundo, me salió un vecino del barrio, un jumento, que mi hizo ver que en esta puta tierra hay que pedir el Nihil Obstat y el Imprimatur para hablar de lo que tienes delante de las narices, al ordinario del lugar o a quien sea. Lo dice el doctor Osácar, mi médico de cabecera.

Anuncios