Al maco en diferido

P1110598Más vale tarde que nunca, pero a causa de los “abrumadores indicios de la comisión de delitos” que el juez ha conseguido reunir hasta ahora contra él, el Bárcenas está en prisión. Ya era hora. Yo no sé si ha sido un encarcelamiento en directo, prorrateado o diferido, porque no soy la Cospedal y es a ella a quien habrá que preguntárselo, pero aplazado sí que lo ha sido, y mucho. El Bárcenas ha tenido mucho más de seis meses para ocultar pruebas, esfumar capitales, mover piezas, ir y venir a su antojo hasta que, en diferido, le retiraron el pasaporte… en resumen, tiempo de sobra para hacer lo que le ha venido en gana.

Sé que no sirve de nada refrescarles la memoria a los gerifaltes peperos acerca de las ofensivas sandeces y patrañas que han ido soltando al hilo de los descubrimientos del mogollón Bárcenas/Gürtel/Partido Popular. Pero cabe afirmar que mentían con recochineo, en directo y en diferido, y en prorrateado, que su intención de ocultar era plena y maliciosa. Me temo que la ciudadanía se ha acostumbrado a que se burlen de ella y que, como mucho, ríe, y en esa risa, en las burlas y los sarcasmos, se disuelve su indignación activa y su rebeldía, su voluntad de cambio, y crece el derrotismo y otras formas del vivir entregados de pies y manos, atrapados en un cepo que, a días y según convenga, llaman democracia. Y seguimos con las burlas, no sé ya si la última defensa del impotente, y sigue la lucha tenaz de una minoría que consigue victorias, como esa de la ley foral en apoyo de desahuciados. Corren tiempos de sumar fuerzas y esfuerzos. (Sigue, artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, el 30.6.2013, aquí enlazado)

Anuncios

Inseguridad jurídica e impunidad policial.

ester-quintana--644x362El jefe policial al mando de los mossos ha pedido impunidad total para los antidisturbios que ejerzan la violencia policial de costumbre, por una cuestión de “seguridad jurídica”.  Según él, los uniformados no deben responder de los daños que causen porque por muy dolosa que sea su intención siempre lo hacen obedeciendo órdenes superiores, esto es,  dolo jerárquico y obediencia debida.
Inseguridad jurídica la nuestra, no la de los uniformados. La nuestra porque frente a ellos no la tenemos o solo tenemos unos derechos y unas formas de defensa de estos ya muy demediados e inútiles en la práctica. Para comprobarlo, basta con que nos veamos obligados a jercerlos, como Ester Quintana, entonces veremos de cerca el verdadero rostro del sistema, el del abuso impune, el de la violencia institucionalizada, amparada y alentada desde el poder.
El jefe policial pide simple y llanamente IMPUNIDAD. Si alguien duda de que esto cae de lleno en el régimen policial, es cosa suya. Lo vengo diciendo desde hace mucho: son nuestros enemigos.

“Quiero tu dinero”

P1110549Pancartas festivas en las vísperas de los sanfermines. Los políticos locales a la picota: el alcalde Maya y su aire pánfilo, y la presidenta Barcina que se busca un abogado (Horacio Olivia) experto en corrupciones políticas para defender su inocencia, su permanencia en el puesto. Disfrazada de picoleta te señala con el dedo, como tiene por costumbre: “Quiero tu dinero”.
Y con todo, una temible certeza: en esta tierra no nos une del todo ni el enemigo común, ni siquiera la fiesta. El frente común es una idea hermosa que se disuelve a la vuelta de la esquina. Entre la trompetería brava y el baile de la pancarta, al margen del brindis y las risas, las caras de los pocos amigos, la mirada atravesada, el rabillo del ojo, las cuentas pendientes cuyo origen no sabrás jamás… Nabarreria en sábado, vinosa y atronadora, como preludio de una manifestación que ha pedido,  sobre todo, un cambio social y político que la derecha acusa de reclamaciones separatistas. No, no vienen los vascos, son los chorizos los que detentan el poder y que no saben cómo explicar la hartadumbre social que han provocado.

P1110535

La burla del DNI 14-Z

1371560343_1Yo no sé si la burla del DNI 14 de Cristina de Borbón es la última o la penúltima que se inflige a la ciudadanía, con absoluta falta de respeto a esta. Al margen de que no hace falta ser adivinador del porvenir para afirmar que habrá más, sí sé que la del DNI dichoso con sus fincas, sus notarios y sus haciendas ha sido tan de grueso calibre que ha dejado inerme al país, a esa parte del país que se encuentra ya baldado, arrugado y detesta a la monarquía de los Borbones, cuyo derribo es una prioridad política de primer orden. Solo así se entiende que la burla, la falta de respeto institucional, no haya sido contestada más que con sarcasmos, bromas, befas y rasgados de vestiduras ya harapientas de tanto uso inútil en escena, y no con acciones judiciales, ni con actuaciones de la fiscalía que calla y apoya al Gobierno y a los suyos, no al Estado, porque ni en este ni en otros casos actúa en nombre del pueblo, porque no estamos en una república, sino en el de una monarquía de befa y lo hace en nombre de la casta política que ejerce el poder de sometimiento, lo que en otros lugares se llama gobernar.
Los políticos que aplaudieron a Cristina de Borbón cuando esta acudió al funeral de su abuelo, aplaudían varias cosas; le querían decir que en el caso de su DNI 14 no había problema alguno, que le otorgaban la inocencia, que estaban con ella. Eso, al margen de aplaudirse a sí mismos, a su casta y a su esfuerzo por mantenerse en el poder; tanto el PP como el PSOE. Es decir, que el intento institucional de fraude a la magistratura, la elaboración de un falso informe que diera cobertura a las ganancias de la infanta obtenidas en otro orden de trapisondas y mejunjes financieros, estaban, de entrada, absueltos, más que absueltos, aplaudidos. Detrás de esto hay toda una operación política, judicial y mediática de salvaguarda de la monarquía de los Borbones como emblema de un régimen detestable y de un sistema que beneficia a una casta y solo a esta. (Sigue)

Artículo publicado en Noticias de Navarra,  periódico del Grupo Noticias 23.6.13.

En San Cristóbal

P1110515 P1110516 P1110517 P1110519 P1110520 P1110521 P1110527 P1110528

Esta mañana he subido al fuerte de San Cristóbal con el periodista Fernando Garayoa y el fotógrafo Javier Bergasa (las fotos no son suyas). Nubes bajas, mucha lluvia, torrenteras y barrizal en los alrededores. Arriba no había nadie. La puerta cerrada y a un lado las flores secas del último homenaje a los fugados y asesinados de 1938. Por el camino de subida, guerra de banderas en los mojones y algunos recordatorios en los árboles de las cunetas. Se pinte como se pinte, y derriben los militares lo que derriben (para hacer desaparecer las huellas del penal de 1934 y de 1936-1945), ese fuerte será siempre el penal de la guerra y un matadero, antes y después de la Gran Fuga de 1938, el lugar al que no llegaban muchos detenidos, porque se quedaban en la subida; detenciones que causaba en las familias de los allí conducidos «la peor de las impresiones»: «Bienvenido al fuerte», glosaba el Diario de Navarra la llegada de «detenidos de calidad» que serían asesinados días después. Un lugar siniestro, un miasma, hagan con él lo que hagan, borren o dejen de borrar lo que quieren. Su historia, silenciada durante décadas, es hoy apabullante.

Aprovecho la ocasión para recomendar el blog “Laberintos en la memoria”, de Hedy Herrero, enlazado en estas líneas.

En manos de maleantes (Marca España)

De manera plenamente dolosa evitan ser identificados para poder agredir de manera impune, lo que más a uniformados al servicio del Estado les acerca a los matones al servicio de quien mejor pague. Cuentan con cobertura judicial y política. Son los amos. La fuerza de la mayoría absoluta y la precaria oposición y su descrédito social. Será muy difícil desmontar este estado insidiosamente policiaco.

Sostenella y no enmendalla

ak8e9338.jpg_20130620130548_19761_1alpargatabarcinaDos momentos estelares de una misma carrera política y de enriquecimiento cuando menos por causa dudosa y nunca del todo investigada. Falta ver el alcance de los créditos concedidos a amigos, familiares y la espesura de la urdimbre de intereses y favores debidos tejida por la casta social de la que ella es la cabeza visible.

 

Derogación de la Ley de Amnistía de 1977

Mola 1.8.36

Nada de transacciones, aniquilamiento: el General Mola en alocución del 1 de agosto de 1936.

genoves1--644x362

 

 

Hoy el diario Público trae la noticia de que el PSOE de Andalucía se cuestiona el ejercicio de la Memoria Histórica y habla de la derogación de la Ley de Amnistía de 1977…. Pasos… pocos, tímidos, pero se dan.
La de Amnistía fue una ley dictada, en apariencia, en beneficio de los únicos que pedían amnistía, los antifranquistas encarcelados, procesados, exiliados o represaliados, pero que en realidad benefició a los franquistas, a los sublevados, a todos los criminales que todavía seguían vivos y que podían haber respondido ante la justicia por sus crímenes y haber contribuido con ellos al establecimiento de una verdad histórica basada en pruebas fehacientes, en documentos incuestionables, en confesiones. Estos no pidieron jamás amnistía ni perdón, sí salían a la calle era para vitorear al dictador, para saludar al estilo fascista, para lucir camisas azules. Eran los vencedores y así actuaron. La reconciliación nacional no fue una conquista sino una imposición y una impostura al cabo. Aquellos franquistas, antes de doblar la esquina para travestirse de demócratas,  se dictaron una ley para sí mismos, para su casta, en previsión de que tarde o temprano pudiesen ser llevados ante los tribunales los mismos que habían condenado a los que entonces salieron a la calle. Se metió entonces en el mismo saco a quienes vivían enfrentados, a los perseguidos y a los perseguidores, a los verdugos y a las víctimas, ni se señaló a unos ni se reconoció a otros, y se dejó a un lado a la justicia, a la reparación y a la verdad. A la sombra de la Ley de Amnistía se continuó con la misma justicia, con la misma patraña histórica, con la nula voluntad real de conciliación porque jamás hubo depuración de cuerpos policiales, de la magistratura y del ejército (y así nos fue y ha ido y va), que siguieron ejerciendo de lo que eran. Un paso detrás de otro.