El “caso” Gerardo Rivas

falange-medina

En escena el aristócrata falangista Rafael Medina en plena acción patriótica. Su historia es sobradamente conocida.

No puedo pasar por alto el caso de Gerardo Rivas, el periodista contra el que se ha querellado Falange Española argumentando que esa organización fascista no ha sido condenada por delitos contra la humanidad ni por ninguno de los crímenes cometidos en la retaguardia al tiempo de la guerra. Que haya una jueza, de marcada ideología, que ampare esa querella es un hecho grave en un país que se pretende europeo y un alarde de cinismo por parte de los querellantes. En efecto, si no ha habido más condenas contra falanges por los crímenes cometidos, es porque ellos mismos y sus herederos políticos han impedido que se abrieran más diligencias penales; pero las hubo, como señala Francisco Espinosa, a título todo lo ejemplar que se quiera, pero reveladoras de la catadura moral de aquellas escuadras de la muerte y de sus gerifaltes. Si algún interés tiene hoy recabar testimonios, plasmarlos, escribirlos, es precisamente el de combatir esa reescritura de la historia que pone en práctica FE, con la ayuda de sus herederos políticos, sociales e institucionales. Que no se beneficien ni de la fuerza ni del olvido. La querella de FE no es una defensa de derecho alguno, sino ataque a los derechos de los demás, encarnados en el periodista Gerardo Rivas, una forma de matonismo, una intento de amedrentar a quienes pretenden escribir las páginas más oscuras de la historia en libertad, sin adoctrinamiento de ninguna clase.
* Hoy el diario Público publica un artículo de Francisco Espinosa Maestre, «El ‘caso Gerardo Rivas’ o la sombra del franquismo» que no tiene desperdicio.

Anuncios

2 pensamientos en “El “caso” Gerardo Rivas

  1. http://todoslosrostros.blogspot.com.es/2008/05/rafael-medina-villalonga.html

    “Con el mono blanco, Rafael Medina Vilallonga, rodeado de sus falangistas de la Guardia Cívica, unidad especializada en la represión de retaguardia durante la Guerra Civil, (que mandaba el comandante Erquicia). Rafael Medina fue autor material de numerosos asesinatos a sangre fría, eso sí, siempre invocando su deber por Dios y por España. Casado con la duquesa de Alcalá, hija de los Medinaceli”. (Montse Armengou y Ricard Belis, en Las Fosas del silencio). Obsérvese, y este en un apunte mío, la expresión de inmensa ferocidad del falangista Medina, que acaba de hacerse con el control del pueblo. Y nótese, sobre todo ésto, que el golpista armado que se encuentra a su izquierda (a nuestra derecha) y que levanta el mauser triunfante, lleva en una de sus manos unos ganchos de carnicero. ¿A quiénes buscaban? ¿qué o a quién iban colgar de los ganchos? Debo confesar que ésta es quizás una de las imágenes de la guerra civil que más me estremecen y me dan pavor. Y más, cuando he podido leer que que el falangista protagonista de esta espantosa imagen, Rafael Medina Villalonga, fue compañero de Ramón de Carranza en sus correrías terroristas por los pueblos del Aljarafe sevillano. Medina quedó al frente de un grupo de 15 hombres , conocidos como la “Escuadra Negra”, a los que tras la toma de Almonte se les unió el jefe local de Falange y 5 miembros más. Todos ellos sembraron de terror muchos pueblos onubenses y sevillanos. Años más tarde, Rafael Medina Villalonga, Duque de Alcalá de los Gazules y duque de ¿Medinaceli?, fue nombrado alcalde de la ciudad de Sevilla. Bajo su mandato, Medina inauguró el nuevo templo de la Hermandad del Cachorro de Sevilla y auspició el nombramiento de Sevilla como “Ciudad Mariana” (1946), incorporando este adjetivo al apelativo de la ciudad, que hoy todavía lleva a gala. Fue nombrado procurador en las cortes franquistas. Por último, una duda que quizás pueda aclarar algún memorialista andaluz: ¿tiene alguna relación la calle “Abogado Rafael Medina” de Sevilla con el que fue abogado sevillano, falangista y miembro de la “Escuadra Negra” Rafael Medina Villalonga?”

Los comentarios están cerrados.