Lodosa, 1936 y 2013

1135_187783638053736_1820832605_n

“Lodosa reconocerá a los 131 vecinos represaliados y asesinados en 1936”. Después de Pamplona, Lodosa fue el municipio donde más asesinados hubo, tanto en el pueblo como fuera de él, entre los obligados a enrolarse en el Tercio Sanjurjo y luego ejecutados en masa en Zaragoza.
Estuve hace unos días en Lodosa participando en un acto, el de la inauguración de la exposición de Ramón Urtasun, y escuchando testimonios de familiares de asesinados que hablaban de que nadie les había pedido perdón, de  años de silencio sin poder expresar el dolor de la pérdida del padre, de la madre, del papel de algunos eclesiásticos en la represión, de las sevicias padecidas por sus mismos convecinos,  de cómo había sido el vivir teniendo a los autores de los crímenes como convecinos o haberse sentado a la misma mesa de juego, de la recuperación de restos, incluso los llevados de manera abusiva al Valle de los Caídos, no a título de mártires, sino de “sacrificados” (según la terminología oficial del año de su inauguración). También decían que no querían venganza, solo contarlo, poder contarlo, que se supiera.
Así empezó el mismo 19 de julio:
LodosaNo era cierto, pero eso poco importaba había empezado la “guerra de brujos”

Anuncios