Derogación de la Ley de Amnistía de 1977

Mola 1.8.36

Nada de transacciones, aniquilamiento: el General Mola en alocución del 1 de agosto de 1936.

genoves1--644x362

 

 

Hoy el diario Público trae la noticia de que el PSOE de Andalucía se cuestiona el ejercicio de la Memoria Histórica y habla de la derogación de la Ley de Amnistía de 1977…. Pasos… pocos, tímidos, pero se dan.
La de Amnistía fue una ley dictada, en apariencia, en beneficio de los únicos que pedían amnistía, los antifranquistas encarcelados, procesados, exiliados o represaliados, pero que en realidad benefició a los franquistas, a los sublevados, a todos los criminales que todavía seguían vivos y que podían haber respondido ante la justicia por sus crímenes y haber contribuido con ellos al establecimiento de una verdad histórica basada en pruebas fehacientes, en documentos incuestionables, en confesiones. Estos no pidieron jamás amnistía ni perdón, sí salían a la calle era para vitorear al dictador, para saludar al estilo fascista, para lucir camisas azules. Eran los vencedores y así actuaron. La reconciliación nacional no fue una conquista sino una imposición y una impostura al cabo. Aquellos franquistas, antes de doblar la esquina para travestirse de demócratas,  se dictaron una ley para sí mismos, para su casta, en previsión de que tarde o temprano pudiesen ser llevados ante los tribunales los mismos que habían condenado a los que entonces salieron a la calle. Se metió entonces en el mismo saco a quienes vivían enfrentados, a los perseguidos y a los perseguidores, a los verdugos y a las víctimas, ni se señaló a unos ni se reconoció a otros, y se dejó a un lado a la justicia, a la reparación y a la verdad. A la sombra de la Ley de Amnistía se continuó con la misma justicia, con la misma patraña histórica, con la nula voluntad real de conciliación porque jamás hubo depuración de cuerpos policiales, de la magistratura y del ejército (y así nos fue y ha ido y va), que siguieron ejerciendo de lo que eran. Un paso detrás de otro.

Anuncios

Un pensamiento en “Derogación de la Ley de Amnistía de 1977

  1. A mi me parece que en los 80 nos tocó asumir y adaptarnos quién más quién menos…por otra parte, que necesidad había de catequizar marxismos y de ondear banderas derrotadas…Entonces yo lo que recuerdo es unas euforias del copón de absentas y además…oye, se habían afeitado el bigotillo y en los puestos de trabajo eran los carcas …Yo después de unos años metido en la orga ahí militante esforzado y autestopista experto cuando llegó la 78 me dije:a las masas quelesdén…Allá por el 86 el chino no tenía secretos y saltaba del toki al conocerte dando zancadas, bueno habíamos entrado en la Otán y Europa nos tendía las manos…a ver que pasa…Gobiernos socialistas¡¡¡ La Feria el cincuentenario el mundial olímpico, la autovía a Andalucía, jodé hay que reconocerlo¡. Esto viene sobre el haber estado en la inopia política durante el tiempo suficiente para hacer de la no participación un hábito. Una cosa que me cuesta creer pero es una ilusión respetable es la idea de que somos agentes potenciales de la historia, agentes responsables de acontecimientos. Duda de diletante…

Los comentarios están cerrados.