Al maco en diferido

P1110598Más vale tarde que nunca, pero a causa de los “abrumadores indicios de la comisión de delitos” que el juez ha conseguido reunir hasta ahora contra él, el Bárcenas está en prisión. Ya era hora. Yo no sé si ha sido un encarcelamiento en directo, prorrateado o diferido, porque no soy la Cospedal y es a ella a quien habrá que preguntárselo, pero aplazado sí que lo ha sido, y mucho. El Bárcenas ha tenido mucho más de seis meses para ocultar pruebas, esfumar capitales, mover piezas, ir y venir a su antojo hasta que, en diferido, le retiraron el pasaporte… en resumen, tiempo de sobra para hacer lo que le ha venido en gana.

Sé que no sirve de nada refrescarles la memoria a los gerifaltes peperos acerca de las ofensivas sandeces y patrañas que han ido soltando al hilo de los descubrimientos del mogollón Bárcenas/Gürtel/Partido Popular. Pero cabe afirmar que mentían con recochineo, en directo y en diferido, y en prorrateado, que su intención de ocultar era plena y maliciosa. Me temo que la ciudadanía se ha acostumbrado a que se burlen de ella y que, como mucho, ríe, y en esa risa, en las burlas y los sarcasmos, se disuelve su indignación activa y su rebeldía, su voluntad de cambio, y crece el derrotismo y otras formas del vivir entregados de pies y manos, atrapados en un cepo que, a días y según convenga, llaman democracia. Y seguimos con las burlas, no sé ya si la última defensa del impotente, y sigue la lucha tenaz de una minoría que consigue victorias, como esa de la ley foral en apoyo de desahuciados. Corren tiempos de sumar fuerzas y esfuerzos. (Sigue, artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, el 30.6.2013, aquí enlazado)

Anuncios