El árbol y la raíz

el-arbol-y-la-raiz-9788498925265Te podrás alejar más o menos de tu entorno habitual, pero si sigues conectado a esta nube, acabas asomándote a la fuente de noticias que tienen que ver contigo y tus intereses. Ayer fue esa del diario Público referida al catedrático sevillano Bartolomé Clavero y a su libro El árbol y la raíz en el que apunta una tesis audaz: los herederos de los franquistas que deben su situación social y su patrimonio a la guerra civil y al franquismo no están exentos de responsabilidades. Y digo audaz porque como el mismo autor de la crónica señala, los herederos del franquismo, todo lo disfrzados de democrátas que quieran presentarse en escena, son reacios cuando no aniertamente contrarios a todo lo que suponga un ejercicio de la memoria histórica: es en ese terreno y en el de sus cómplices en donde de manera más fertil y poderosa crece la “contramemoria” y ese brutal negacionismo que no es difícil advertir en la obstaculización de homenajes, recuerdos, reivindicaciones, reclamaciones… Curioso este país de desmemoriados en el que al margen de las hagiografías y el venid y vamos todos, son de verdad escasos los ejercicios veraces de autocrítica, de reconocimiento de responsabilidad por acción, por omisión, por aceptación de herencia… El botín, la guerra como negocio, como conquista ideológica y patrimonial.
http://www.publico.es/458032/un-hijo-de-la-casta-franquista-nos-beneficiamos-y-no-podemos-estar-exentos-de-responsabilidades

Anuncios

Un pensamiento en “El árbol y la raíz

  1. Y no solo dice eso Clavero. Además añade que hay una “prevaricación sistemática” al impedir que se investiguen estos casos del pasado, como afirmas tú también en El Escarmiento en diversos pasajes (caso del fuerte de San Cristóbal, la fosa de Peña Redonda y otros crímenes que describes en el libro). Y todos se hacen la foto de demócratas, sonrientes, con sus dientes blancos, los del terror blanco, que a mí me recuerda el poema siniestro de Manuel Machado sobre la sonrisa de Franco:

    “Caudillo de la nueva Reconquista,
    Señor de España, que en su fe renace,
    sabe vencer y sonreír, y hace
    campo de paz la tierra que conquista.

    Sabe vencer y sonreír. Su ingenio
    militar campa en la guerrera gloria
    seguro y firme. Y para hacer Historia
    Dios quiso darle mucho más: el genio.

    Inspira fe y amor. Doquiera llega
    el prestigio triunfal que lo acompaña,
    mientras la Patria ante su impulso crece,

    para un mañana, que el ayer no niega,
    para una España más y más España,
    ¡la sonrisa de Franco resplandece!”

Los comentarios están cerrados.