El asombro del mundo

foto_jose_gutierrez_solanaLa que iba a ser el asombro del mundo, según Shakespeare, era Navarra, pero no vamos a ser cicateros y también podemos admitir que lo sea España, en general, tal y como clama el maleante Montoro en su papel de visionario del nuevo milagro español. Mientras anuncian que en poco tiempo uno de cada tres pobres va a ser español, el milagro se ha producido: un mentiroso compulsivo como es Rajoy es presentado como un campeón contra la corrupción por un ministro de Justicia que no se ruboriza ante nada, cómplice de todas las infamias, si no autor o inductor de muchas de ellas, dentro y fuera de la magistratura nacional. Proclaman que hemos salido de la crisis, pero la realidad es tozuda y quien todavía conserva la capacidad de verse en el espejo, e incluso a oscuras, se da cuenta de que  cada día está más desposeído, en situación más comprometida. Y al fondo de la escena, en su trastienda paleta, la pícara Barcina le pide a la virgen (navarra) que acabe con el paro… vírgenes, santos, milagros, asombros, pobreza, fondos de inversión americanos que caen sobre las ruinas… El pintor Solana hace rato que está llamando a la puerta. No le abren.

Anuncios