Deterioro democrático

1380284547764jaqgalc4

Las pruebas del deterioro democrático en España se acumulan desde hace más de un año, tanto que han acabado dando en rutina. Quien practica por sistema y por ideología el abuso de autoridad y la extrema violencia institucional, cuenta con ello. Es lógico que una protesta contra el rey y la monarquía como es «#28-S Jaque al rey», empiece y acabe a palos (según canallesca amenaza de la Cifuentes) porque ahora mismo todo el esfuerzo del gobierno y de los medios de comunicación que le son cómplices es para restaurar la deteriorada imagen de una institución, la monarquía, deficiente, parasitaria, tocada del ala por su origen, su venalidad, su desparpajo social. Denunciar ese estado de cosas es anticonstitucional. Decir esto, un abuso, otro. En ese contexto, es lógico que el ministerio de Asuntos Exteriores, el que por honda tradición no sabe mantener otra política internacional que la lacayuna, invite a marcharse del país a seis observadores internacionales que venían a verificar hasta dónde llega el derecho a manifestación de los españoles, prepotencia o abuso de autoridad esta que recuerda los mejores rasgos de un estado autoritario y policíaco de cuya nostalgia y culto vive la casta dominante.

Anuncios