La Iglesia, esa industria.

Antonio-Maria-Rouco-Varela-en-_54372422171_54028874188_960_639La Iglesia Católica es, en España, una industria a la que la crisis no roza ni de lejos: la casi totalidad del pingüe negocio del turismo cultural está en sus manos; se ha aprovechado de su preeminencia social para registrar de manera abusiva miles de bienes inmuebles que no son suyos con la indiferencia del público que no se atreve a abrir la boca y la connivencia de registradores de la propiedad, magistrados, partidos políticos y medios de comunicación; participa de manera activa en el mercado y negocios inmobiliarios; goza de colosales exenciones fiscales y subvenciones, como acaba de denunciar en balde IU, cuando no de pagos directos a medios de comunicación de contenido, y sobre todo actividad, más política que religiosa; tiene amordazadas todas las voces críticas y disidentes, como las de los llamados “cristianos de base”… puede que sea, como dicen desde IU una “asociación de fieles”, pero ni es así tratada ni de esa forma se comporta. La revisión total del Concordato con el Vaticano es una prioridad política si se quiere un estado de verdad laico, algo que partidos como el PSOE no asumen.

Anuncios