Franco, presente.

franco4_560x280

El Gobierno del PP se niega a retirar la calificación de Generalísimo aplicada al general Franco, militar golpista y dictador filo fascista, en un museo público, sostenido con dinero público; y lo hace por tradición, esto es, por mantener las tradiciones. No es que suene a burla, sino que lo es. Una más. A la ciudadanía. O mejor dicho, a esa parte de la ciudadanía que aborrece todo lo relacionado con la dictadura, sus protagonistas y su origen criminal de julio de 1936, todo lo que el Partido Popular se niega, por tradición ya, a condenar. Está visto que quienes están en el gobierno sienten que representan a esa otra parte de la ciudadanía que no ha perdido ni de lejos su nostalgia del franquismo, al revés, manifestar esa nostalgia es un signo de distinción social y de identidad política.

Por el mismo motivo, por el prurito de conservar las tradiciones, Iñarritu, diputado de Amaiur, ha formulado una genial pregunta al gobierno solicitando se le diga si se le puede llamar de manera oficial al dictador Paca la Culona, como le llamaban no sus enemigos o adversarios políticos, sino sus compañeros de armas, que le despreciaban. Esperamos con ansia la respuesta.

57665_obispo__santiago_franco

La hija de Paca la Culona, el dictador autoritario, fundador de esa mamarrachada que todavía dura llamada nacional catolicismo, acaba de pedir la intervención militar en Catalunya para atajar el deseo independentista, siempre llamado de manera alarmista secesionista, y lo ha hecho desde la palestra de la Fundación Francisco Franco, generosamente subvencionada por las instituciones y el gobierno, sin que éste se haya dado siquiera por enterado.

En RTVE han calificado de Caudillo al dictador (en el año 2013), y no pasa nada. Dicen que no es algo tendencioso, sino una forma “aséptica” de hablar de un personaje histórico. ¿Aséptico para quién? ¿No tendencioso? Lo mismo. Pero no hay que extrañarse porque quien ignora que esa televisión no es un medio de comunicación, sino un órgano de propaganda del régimen, es porque quiere. Quien habla de Caudillo sabe a qué parroquia se dirige y qué aplauso quiere recoger.

always-francoY por seguir con las tradiciones, el Gobierno del Partido Popular se ha negado a endurecer las penas por enaltecimiento del franquismo, de modo que puedes cantar en público y en ceremonias públicas, como hacen sus afiliados, himnos fascistas, exhibir banderas ídem, con casi completa impunidad, mientras una pintada radical e independentista puede costarte años de cárcel y la exhibición de una bandera legal, como es la ikurriña, una persecución judicial por alteración del orden público, como está sucediendo en Pamplona, donde el pánfilo del alcalde busca la confrontación social, azuzando a su policía para reventar fiestas populares.

Si algo tengo seguro es que gracias a la continuada actuación de un gobierno policiaco y autoritario, el estado de frustración, de agravio, de despojo y de resentimiento sociales, crece, aunque no tenga todavía una salida abocada al cambio. Es lo que sucede cuando en vez de gobernado, el ciudadano se siente casi desposeído de esta condición y colocado en la de sometido, expoliado y burlado sin descanso. Ya sé que lo he escrito muchas veces, pero a ratos ni yo mismo soy consciente de esa aberración política que marca el nivel de deterioro de una democracia y la coloca en los niveles de la sociedad estamental y jerarquía propia de la oligarquía, la plutocracia o la aristocracia, todo lo contrario de lo que debía ser el gobierno popular -etimológicamente… pero qué importa-.

Sea como fuere, Franco está presente, lo mismo que Primo de Rivera y otras figuras de la derecha golpista y del nacional catolicismo. Cargos públicos en activo, amparados por las urnas y por una actitud de laxitud oficial que favorece la impunidad, defienden no ya su memoria, sino sus actuaciones concretas, incluidos los asesinatos. La Ley de Memoria Histórica, amén de insuficiente, solo se ha cumplido a medias, a regañadientes o se ha burlado con trapacerías, como ha hecho la pícara Barcina en Pamplona. Y en esas seguimos. Basta repasar o coleccionar noticias de hemeroteca, algo que no hacemos porque nos va faltando memoria y estómago.

desfile

En La Rioja abundan los ¡Presente! de José Antonio Primo de Rivera, incluso en el Monasterio de San Millán de la Cogolla (muro norte), industria cultural de la orden de los Agustinos Recoletos, que a buen seguro contará con exenciones y subvenciones ministeriales, asuntos estos en los que, salvo IU, ningún partido quiere reconsiderar, como si la consecución de un estado de verdad laico no fuera con ellos, al revés, la mayoría parece vivir tan ricamente en un estado cuya dependencia de la iglesia es manifiesta, aunque no practique esa religión.

Se puede argumentar que todo esto es historia, pero no es solo historia, es una manera de entender el presente, de imponer un presente en el que la memoria de aquella historia, en su lado más oscuro, sea un motivo de devoción histórica y de identidad política… y por obligación.

En este ambiente, poco o nada de raro tiene que los fiscales progresistas, no nosotros, los fiscales progresistas, acusen a la magistratura española de trapacería en el caso de la querella emprendida en la Argentina contra el franquismo. Los jueces no aplican medidas que en otros casos aplicarían, porque están obligados a ello, como es la inmediata detención de los acusados de torturas. Eso al margen de las mentiras graves, como es la de que el Gobierno español persigue los crímenes del franquismo, y la obstaculización sistemática de la justicia usando chicanas procesales, argucias de mala traza.

Tampoco nos debe extrañar que el Ministerio de Asuntos Exteriores haya pedido a seis observadores internacionales que habían venido a comprobar el alcance del derecho a manifestación en España, que se vayan del país. Detrás irán los periodistas cuyo trabajo ya quiso impedir, y en parte impidió, la Cifuentes el otoño pasado. El régimen, como en el franquismo, está blindado, cada día más, con medidas policiales, a golpe de las cuales se somete a la ciudadanía. Palo y recortes sociales… progreso.

Artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias el 29.9.2013

Anuncios