Burladeses del Senegal

_1efe0710201313h17m0435_0d4fe1a1Antonio López y Pamplona, no. Antonio López y la universidad del Opus en Navarra y su museo, obra de Moneo, que amenaza con ser todo un acontecimiento publicitario de la organización disfrazado de evento cultural de primer orden. Antonio López que no se entera, porque no quiere, de de que hay otra Pamplona y otra Navarra a la que el Opus, su universidad, el partido en el poder y el  Partido Popular, los medios que les dan apoyo, no representan ni de lejos. Todo esa bambolla, a la que el pintor se presta gustoso un año tras otro, viene hoy retratada en el artículo de Javier Eder que publica Diario de Noticias: “Burladeses de Senegal”.
El algo fúnebre y vanidoso Antonio López -de nuevo por aquí- decía el domingo en un suplemento semanal que Velázquez es un pintor grandioso y que las celebridades como él -como Antonio López- “estamos muy puteados”. Antonio López no es, obviamente, ese senegalés de Burlada, o mejor será decir ese burladés de Senegal que después de tantos años vuelve a Dakar porque en Burlada las cosas están pardas. Por descontado que Antonio López no pertenece a ninguna de las seiscientas familias -cien más que hace doce meses- que en Burlada viven de la beneficencia. Tampoco el penúltimo galardonado con el Príncipe de Viana es uno de los tres millones de españoles que se las arreglan con menos de trescientos euros al mes. (Sigue)

Anuncios