“El orden que atacaron…”

mayo1Más libros del derribo del Astrónomo, más embriagador olor a moho, una droga eficaz si se sabe usar. Este de Peter Weiss… ¿Quién se acuerda? ¿A dónde fue a parar? El, sí, pero también nosotros, ¿A dónde hemos a parar? Cómo, por qué, si esto no era lo previsto?. Peter Weiss, digo, en  Informes (1968), donde encuentro «Del diario de París» y estas líneas: «Un día se hizo el intento de rebelión, y sus resultados se guardaban en tres exposiciones […] Aquellas obras que pretendían desgarrar lo usado […] se presentaban puestas en conserva, en salas bien cuidadas, con sofás muy cómodos desde los cuales contemplarlas. El orden que atacaron, que pusieron en ridículo y cuya mentira denunciaron, los acogió con benevolencia, y las manifestaciones de los agitadores no habían logrado más que cobrar una gran dignidad una vez encerrados en las cámaras de tesoros de sus enemigos». La traducción chirría, pero es de Gabriel Ferrater, de modo que a misa. Lo que importa es el texto de Weiss, la manera en que señala que la rebelión acaba siendo dominada y digerida por la clase dirigente, hecha mercancía o espectáculo, en su propio beneficio. Léo Ferré ahora: dessinant les orages du Guevara/ Le Che crevé, crucifié, pourri déjà, même sur vos images. Avisos de caminantes. [Con las cartas marcadas]

Anuncios