Vendrán por ti…

4DPGeorge Groszict“Aboga por tomar medidas para evitarlo- Barcina ve “sangrante” que “los batasunos se infiltren en los colegios navarros”- La jefa del Ejecutivo foral ha avanzado que propondrá “cambiar el estatuto de la función pública para evitar este tipo de situaciones”.

Sabe que lo que dice es mentira, ella y los suyos lo saben. Si no fuera perverso, podría pasar por un discurso político cretino. La patraña viene orquestada desde Madrid y en este caso nadie de los habituales se rasga las vestiduras. Hace unos años, si en Madrid te echaban encima el sambenito de batasuno ibas dado, te quedabas sin trabajo y hasta tu agente literaria te ponía en la puerta. Eso lo saben de buena tinta los pesebristas del gobierno de Navarra, sus artistas e intelectuales de cámara, los que callan y no hay atropello que no aplaudan. Hora es de decirlo.
El régimen policiaco que ha puesto en marcha esta gente solo es nefasto cuando nos perjudica directamente. No les importa utilizar informes policiales que no deberían estar en sus manos. Y si lo están, ¿en calidad de qué? Y ningún juez interviene porque sin duda lo da por bueno… ¿Medidas? ¿Cuáles? ¿Listas negras? ¿Más? ¿Como en 1936, cuando se represalió a los maestros de las escuelas navarras por ser vasquistas o republicanos? ¿Cuántos colectivos o ciudadanos navarros han sido investigados de esa forma? Un asco. El asco que no cesa. Con esta gente es imposible entenderse, son nuestros enemigos sin remedio.

Anuncios

Un pensamiento en “Vendrán por ti…

  1. Las listas peligrosas que no se escriben pero que todos conocen, los nombres que se arrinconan, que ya no hace falta censurar, simplemente se ignoran, se silencian y se les arrebata cualquier gesto público. Por desgracia, funcionan como las describes y tal y como las has sufrido también, Miguel.
    Si no aceptas que el político de turno, el banco de promoción o la institución de cargo te domestiquen, si no pasas por el aro, vas dado. Y no es de ahora, viene de lejos, de los que han marcado la baraja y sonríen con la dentadura democrática a la cámara, pero cuando se apaga el foco, vienen la zancadilla y el navajo.
    Y termino. Siendo esto así, también hay que denunciar la hipocresía de muchos que les ríen las gracias y que miran para otro lado, cuando cualquiera que circule por la negra provincia de Flaubert y Morand sabe lo que hay: o publicas a la vista de todos, o mueres socialmente.

Los comentarios están cerrados.