El pantano de Chirbes y el puente de Calatrava.

-23124Traigo aquí un oportuno artículo de Ignazio Aiestaran publicado hoy en Diario de Noticias, de Navarra, y en Deia. Ayer se publicaba la noticia de que En la orilla, la novela de Rafael Chirbes, ha sido elegido como el libro del año. Todo lo que pueda  decir yo sobre ese libro es sectario, adulación pura, porque me puede el afecto, la gratitud y la admiración: Chirbes es un tipazo y esa novela va a quedar como referencia de una época, no de la crisis, no, nos engañemos, de mucho más, en lo público y en lo privado
En el otro extremo, Calatrava y su arquitectura millonaria y de ejecución defectuosa, símbolo de una época ensalzada por los mismos que hoy la critican con desfachatez. Parecido caso al de Moneo, a quien nadie le recuerda el pufo de Tudela, porque para mí cobrar un millon de euros por un proyecto que no se va a hacer es un pufo, por lo fino, por lo legal, pero pufo, perdón, perdón, me equivoco, es tan solo “una bonita operación”.
De esos lodos trata la novela de Chirbes, de la mala y la poca memoria, de una gastrosofía de sapos y culebras en menú ingotable del día y de un pasado que parecía muerto y aquí está, de la mano de unos desaprensivos y de unos maleantes con poder en apariencia ilimitado.

Con ustedes, Ignazio Aiestaran, que lo cuenta mejor:

No pude verla en televisión, pero sí en Internet, la entrevista que se le hizo a Rafael Chirbes en Sautrela. Con el acierto del observador perspicuo, el escritor valenciano iluminó el corazón de la novela En la orilla con el tropo del marjal, ese ambiente pegajoso y enlodado que se agarra a todo y en el que nos hundimos, ese pantano a donde van a parar los detritos de nuestras acciones.
Allí, hace doscientos años, los campesinos arrojaban los cadáveres de los burros. Allí se escondieron y murieron los maquis, perseguidos y tiroteados por la Guardia Civil. Allí, en la época del desarrollismo, se arrojaron las telas asfálticas defectuosas que contaminaron esas aguas y ese limo. Allí también, en el auge de la construcción, se lanzaron vertidos. Asimismo, allí siguen las armas y los coches de las mafias contemporáneas que han estado implicados en algo. Con estas frases, Chirbes advertía la estratigrafía y la sedimentación de la podredumbre de toda una sociedad. (Sigue)

Calatrava__s_Bilbao_Bridge_by_nikon_joker in wallconvert com

Anuncios

2 pensamientos en “El pantano de Chirbes y el puente de Calatrava.

  1. La literatura que ha acompañado a las obras pretenciosas de arquitectura actual, las ha envuelto y defendido, engatusando, desconcertando y engañando a la población, me parece una basura delictiva, sin temor a la generalización. Se han burlado tanto escribiendo sandeces que han creído que todo era válido, y qué parrafadas más horrorosas han excretado! Es un ladrillazo derivado.

  2. Insisto en que lo más gracioso es que la misma gente que las escribía, ahora se rasga las vestiduras porque el hacerlo vende y sirve para figurar.

Los comentarios están cerrados.