Justicia de casta y clase, a la española

650De arriba a abajo. Nada como estar en el poder o adherido a él. Solo así se entiende que mientras el hijo de un alcalde del partido en el gobierno salga con 180 euros de multa por una falta de respeto, después de haberles llamado hijos de puta  a agentes de policia uniformados, a otros jóvenes esa misma acusación puede costarles una condena por desobediencia, resistencia y atentado a la autoridad, lo que les de la gana –saben como hacerlo porque son unos granujas: quienes cometen la bellaquería y quienes, togados,  amparan su impunidad y la alientan–, amén de antecedentes penales o multas de verdad gravosas. Las atenuentes que funcionan para unos no funcionan para otros, el Código es una recortada. Todo depende de si tienes influencia social,  política o defensa de más precio (parece, se dice en estos casos). Los ejemplos concretos sobran y en buena práctica jurídica las pruebas de lo que digo también porque son del dominio público, tanto que no hacen sino alimentar un estado de irritación y cólera social que va en aumento, aunque por desgracia de en nada. Justicia ideológica la nuestra… Menuda novedad.

Item más, pero a propósito de la ilustración de Daumier: cuando la justicia se pierde en la selva del galimatías jurídico, la jerga profesional, la maleza conceptual, el humo… Ah, y Alfredo Zitarrosa donde canta que “La ley es la tela de araña”… tantos, tantos… basta haber vestido la toga letrada para saber de qué hablamos.

Anuncios