Hans Magnus Enzensberger, dos poemas y una fotografía con luna llena.

07sieteleguas_ampliacionLas cosas, las imágenes, las palabras, los jirones de recuerdos se unen porque sí o de una manera en apariencia misteriosa, como en las cajas de Cornell o en las vitrinas de curiosidadades, reliquias y recuerdos, fes de vida que se escapa… así está fotografía de Pancho Villa sobre Siete Leguas, encontrada al azar de un recuerdo de infancia, y esos dos poemas de Hans Magnus Enzensberger

Declaración de pérdidas

Perder el pelo, perder la calma,
¿me explico?, perder el tiempo,
librar una batalla perdida,
perder peso y esplendor, perdón, no importa,
perder puntos, déjame terminar de una vez,
perder la sangre, perder al padre y a la madre,
perder el corazón, hace tiempo perdido
en Heidelberg, y ahora otra vez,
sin parpadear, el encanto de la
novedad, olvídalo, perder los
derechos civiles, me doy cuenta,
perder la cabeza, por favor,
si no puede evitarse,
perder el Paraíso Perdido, y qué más,
el empleo, al Hijo Pródigo,
perder la cara, que le vaya bien,
dos Guerras Mundiales, una muela,
tres kilos de sobrepeso,
perder, perder, y volver a perder, hasta
las ilusiones perdidas hace tanto tiempo,
y qué, no desperdiciemos una palabra más
en la tarea perdida del amor, digo que no,
perder de vista la vista perdida,
la virginidad, qué lástima, las llaves,
qué lástima, perderse en la multitud,
perderse en las ideas, déjame terminar,
perder la mente, el último céntimo,
no importa, termino en un momento,
las causas perdidas, toda sensación de bochorno,
todo, golpe a golpe,
¡ay!, hasta el hilo del relato,
el carnet de conducir, las ganas.

(…)

Canto V

Tomad lo que os han quitado,
tomad a la fuerza lo que siempre ha sido vuestro,
gritó, congelándose en su ajustada chaqueta,
su pelo ondeando bajo el pescante,
soy uno de vosotros, gritó,
¿qué esperáis? Este es el momento,
echad abajo las barandas,
tirad a esos degenerados por la borda
con todos sus baúles, perros, lacayos,
mujeres, y hasta niños,
usad la fuerza bruta, los cuchillos, las manos.
Y les mostró el cuchillo,
y les mostró las manos desnudas.
Pero los pasajeros del entrepuente,
emigrantes, todos a oscuras,
se quitaron las gorras
y lo escucharon en silencio.
¿Cuándo tomaréis la venganza,
si no ahora? ¿O es que no podéis
soportar ver sangre?
¿Y la sangre de vuestros hijos?
¿Y la vuestra? Y se arañó la cara,
y se cortó las manos,
y les mostró la sangre.
Pero los pasajeros de entrepuente
lo escuchaban inmóviles.
No porque él no hablara lituano
(no lo hablaba), ni porque estuvieran ebrios
(hacía tiempo que habían vaciado
sus anticuadas botellas
envueltas en toscos pañuelos),
ni porque estuvieran hambrientos
(aunque estaban hambrientos):
Era otra cosa. Algo
difícil de explicar.
Entendían bien
lo que él decía, pero no lo
entendían a él. Sus frases
no eran las frases de ellos. Golpeados
por otros miedos y otras esperanzas,
aguardaban allí pacientemente
con sus bolsos, sus rosarios,
sus raquíticos hijos, recostados
en las barandas, dejaron
pasar a otros, prestándole atención
respetuosamente,
y esperaron hasta que se ahogaron.

Insisto, nada que ver lo uno con lo otro: día de luna llena, día de maleantes de la política en acción, de asco de nunca acabar, de palabras ya muy gastadas, muy dichas… Algo habrá que hacer dice hasta el que ha perdido las ganas.

Anuncios

Un pensamiento en “Hans Magnus Enzensberger, dos poemas y una fotografía con luna llena.

  1. A propósito de viejas imágenes y recuerdos una imágen que creo, si mal no recuerdo, que has comentado en alguno de tus libros

    http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b2000127v/f6.item.r=Pampelune

    Mikel Belasko en su twitter incluye enlace al documento (pdf) en color; https://twitter.com/MikelBelasko/status/430848235994120192

    No están las cosas por Pampelune para bostezos, menos si cabe en el Paseo Valencia, supongo que ahí está la gracia de verla hoy.

Los comentarios están cerrados.