Mensaje desde Valparaíso

Vista-Canas-incendio-Valparaiso-Chile_EDIIMA20140414_0058_13Un mensaje que me llega desde Valparaíso, donde se han quemado los Cerros en los que viven los más desfavorecidos, los hasta ahora invisibles, los que desaparecen en la bruma del invierno o en el barullo inquitante de la pobreza, más arriba de la Avenida Alemania, como dice la autora de la nota, ahí donde no estoy muy seguro que lleguen ni los del  “turismo solidario”. Cuando no puedes echar una mano eficaz, mejor callar. Es de temer que las cifras reales de daños y daminificados superen las oficiales que suministran las noticias:

No se preocupe señor turista, no se está quemando la Sebastiana.
El muelle Prat está protegido, al igual que los cafes-butiques del Cerro Alegre. Los bares del puerto y los pubs de Cuming siguen atendiendo,
fabricando ebrios en la ciudad con mayor tasa de alcoholismo en Chile.
Los fuegos artificiales se verán igual este año, porque los lindos miradores siguen en su sitio. El muelle Barón está lejos del fuego, así que el proyecto mall sigue en pie. Si incluso las casitas de colores se han salvado, las que arden hoy son las de color gris, esas que no salen en las postales.
Los que corren hoy, son los que siempre han corrido, corren todos los días pa’ tomar la micro, corren porque no tienen ascensor en su cerro, corren para llegar temprano al Van Buren y alcanzar un número. Los que corren hoy, con poquitas cosas, son los que menos cosas tenían para perder.
No se preocupe señor turista, el incendio está lejos del Grand Hotel Gervasoni, hoy se quema el conventillo de la peruana, las casas que brotaron como callampas en los cerros. Arden los barrios que no salen en su mapa, porque en él todo acaba en la Av. Alemania.
Tengo que decirlo: me indigna leerlo preguntando por los ascensores.
No entiendo que se alegre por la Plaza Victoria indemne, cuando ya son doce personas las que han muerto calcinadas. No entiendo que pregunte por la casa de Neruda, si a él ya no le sirve, pero a quinientas familias la suya sí.
Usted tiene otros 38 cerros que visitar el próximo verano, pero ahora son diez mil los evacuados que no tienen dónde ir… De qué nos sirve el patrimonio si no hay humanidad.”
María José Blanco Contreras

Nota: la imagen la he escogido al azar entre las cientos que están colgada en la Red: una vale por todas.

Anuncios