En resumidas cuentas…

600x600Visto lo visto, repasada este historia siniestra que apesta se puede concluir que un guardia civil, de vacaciones y a 2.000 kilómetros de su destino, ah sí, y si es hijo de un cargo público del Partido Popular, puede hacer lo que le de la gana sin consecuencias relevantes. Al ciudadano no uniformado se le aplica el Código Penal de otra manera. Y hechos  como el que motiva esta nota generan otra repulsa y hasta otro grado de esa repusla social que empieza a resultar desternillante.
La Guardia Civil no expulsará al agente indultado por Gallardón tras grabar una agresión sexual riéndose. Sólo será suspendido de empleo y sueldo entre tres y seis meses, según la Unión de Guardias Civiles; que resta peso a los hechos con excusas:”El agente estaba de vacaciones y a 2.000 kilómetros de su destino”
Lees la noticia, te irritas, sientes que te meten el dedo en el ojo, algo más que eso… y estás por completo seguro de que mañana más, de que esto viene de lejos, de que es algo más que una tradición nacional, e sun estado de abuso permanente nunca suficientemente denunciado, de manera firme, ni por los medios de comunicación ni por una magistratura independiente ni por diputados y parlamentarios. Una sociedad inerme, socavada en su capacidad de respuesta, que por lo visto lo aguanta todo.

Otrosi digo: el dedo en el ojo, Topor de nuevo.

Anuncios