Charanga y pandereta… eternas

celia-villalobos-pillada-jugando-al-candy-crush-6049817-1 inda_lasextaCelia Villalobos, rabisalsera de la política pepera, pero alto cargo del Congreso jugando a Candy Crash con un aparato de regalo, mientras su amo, el infame Rajoy hablaba y  mentía por enésima vez a la Nación, en su debate de gallera pueblerina, como el de las tertulias televisivas ni más ni menos, gallera de desvergonzados y parásitos sociales. Una más la de la trilera esta del PP, pero una de tantas y con el habitual desparpajo, con la misma desvergüenza, seguros de que la falta de decoro no va a tener consecuencia ni importancia algunas.
Cita Pérez de Albéniz a Oliver Saks en su reciente mensaje cuando habla de un distanciamiento de la cosa pública que no es indiferencia. Sacks habla desde el acabamiento de la vida. Me pregunto si es posible distanciarse de este esperpento que no cesa y que lo queramos o no nos tiene secuestrados. No podemos zafarnos de él: irritación, risa amarga, indignación… Comunicadores, jueces, ministros, obispos, politicos en una rara competición de desfachatez, estupidez, crueldad, abuso… que tiene su público entregado, sus votantes, sus correligionarios, con ellos cuentan.
No permaneces indiferente, no te distancias, no te desapegas, alborotas, barbotas, en este rincón, agitas la ciénaga a tu alrededor, pero compruebas que a los interesados esa indignación y estas y otras, muchas otras palabras a las nubes, se la bufa, sencillamente se la bufa, están seguros de que el suyo es un  juego Candy Crush non stop, protegido por las urnas, como su pachanga, su caloret y sus cuentas corrientes… un asco vertiginoso.

http://www.cuartopoder.es/telematon/nuestra-religion-es-el-circo/6879

Lo que van a prohibir (de aquí a poco)

482022_505389462851834_262598999_nLo que van a prohibir no es cometer esos actos del todo reprobables,  no, sino filmarlos, fotografiarlos, publicarlos y utilizarlos como prueba fehaciente de los abusos, como corresponde a un régimen policíaco o a una dictadura encubierta que se asegura impunidad  En unas horas el Estado español va a ser un país menos libre que otros de la Comunidad Europea, al que de hecho pertenece, con un sistema democrático demediado, ya muy dañado.
Ahora mismo estas fotografías circulan libremente por la Red y su publicación no representa ninguna infracción legal, dentro de unas horas, si como es previsible, el Partido Popular va a aprobar la Ley Mordaza, sí.  Eso lo sabemos, pero quien más quien menos se abstiene de hacerlas circular por temor a las represalias. Es decir, en este país hay miedo, a los palos y a las multas, y a padecer indefensión judicial. Esta es una verdad que los adalides de la democracia silencian. En el fondo, esos abusos son la defensa de su bienestar económico y social.
Uno de los logros sociales del Partido Popular ha sido limitar la capacidad de defensa de la ciudadanía a límites de indefensión y sometimiento.
La censura informativa que representa la prohibición de imágenes encubrirá la más que evidente limitación del derecho de manifestación y de expresión. Imagino que esta censura se extenderá enseguida  a las redes sociales y a aquellos medios de comunicación que informen o desde los que se opine sobre este lamentable estado de cosas.
La derogación inmediata de estas leyes y la exigencia de responsabilidades penales a sus autores es un objetivo político prioritario de cualquier cambio político que se pretenda.

Violencia_Policial163360_600314526662240_1999836542_n 199419_10152138353415246_1973998432_n 547473_151614288349171_604469481_n 551405_520511601333591_2120600631_n 559064_427519113981206_647857541_n 560073_508595879182347_1691343404_n1275025_4675073094390_1717308122_o dd049cf1a2c28004de4cd37cb021b315_XL BRUTALIDAD-POLICIAL-19BN-secretas-ph- brutalidad policial sm-cp-DSC_8296 10274320_10201833187776326_4457731357570397110_n

Las cuentas sucias.

c5f2af6cb68f449d530fb924555a6c8bEstá claro que son más importantes los vaivenes de las cuentas de Monedero que la manera fraudulenta en que estas han aparecido en público, filtradas desde las propias instituciones, una actuación delictiva que a estas alturas ya debería haber tenido consecuencias penales. No puede el ciudadano, llámese como se llame, quedar desprotegido de esa manera a merced de una política gubernamental más ocupada en detentar el poder al precio que sea que en la lucha contra la pobreza creciente y en la consecución de una elemental justicia social. La inseguridad jurídica que provoca el propio gobierno es mayúscula y la interdependencia justicia-poder político algo más que una sospecha, en un momento además en que la independencia mediática es pura filfa porque su mayor tarea parece ser la intoxicación informativa. Los medios están infiltrados, cuando no directamente comprados. Sirven al sistema incluso más que a un determinado partido, no desde luego a la opinión pública, una falsedad mayúscula. Desde los propios órganos del Estado se está denunciando la actividad ilegal del gobierno español en el caso de Monedero. La Fiscalía General del Estado debería actuar con más diligencia en este abuso, los partidos también. Está en juego mucho más que la revelación pública del patrimonio de un ciudadano y la utilización política de los datos resultantes.

El nivel de desvergüenza nacional es tan colosal que ya ni siquiera llama la atención que quien utiliza como ariete político (el Partido Popular) una información obtenida de manera fraudulenta, tenga pagadas las obras de su sede con dinero negro, haya tenido una doble contabilidad de la que se pagaron sin lugar a dudas sobresueldos y que la fiscalía no vea delito en las aportaciones recibidas… y que, encima, en el caso de los pagos con dinero negro quien sea el responsable de esas ilegalidades sea quien cobra y no quien paga, algo de verdad asombroso. Que sería asombroso quiero decir, si la desfachatez y poca o nula honradez de los dirigentes del partido en el gobierno, no hubiese alcanzado los niveles que ha alcanzado. El irredento PP valenciano ha financiado sus campañas electorales con dos millones de euros de dinero negro, los peperos de Mallorca algo parecido. Nadie les lincha en firme. A los bocazas habituales me refiero, que desde sus púlpitos mediáticos exculpan, comprenden, denuncian maniobras, adulan… A Monedero sí, y eso, nos caiga mejor o peor el político, ha deteriorado de manera seria su imagen arrojando algo más que la sombra de la sospecha sobre él y sobre esa formación política reunida bajo el clamor de la necesidad de cambio. Lo han convertido en un profesional más del fraude y la ventaja, como muchos de ellos, ¿cómo cuántos en realidad? Así no se regenera una casta social y política.

Los mismos que recurren a «sicavs» o cobran del Estado sin contraprestación significativa alguna, y que amasan fortunas con sobresueldos, indecorosos, dietas, canonjías asociales, se echan las manos a la cabeza por una declaración de renta. Tartufos, tienen guasa. El nivel de fraude fiscal de este país es colosal; de fraude, de daño al Estado, de saqueo permanente y consentido parejo al empobrecimiento social. La prueba está en la última de los Botín en Suiza y en los otros, aquellos que fueron amnistiados a escondidas por el PSOE. Eso no llama la atención y no lo hace porque la opinión publica está en manos compradas por los propios defraudadores y evasores. Aquí es normal tragar una dieta de sapos como estos: el ministerio de justicia no sabe a dónde han ido parar los 500 millones recaudados con las tasas; hay diputados que cobran dietas teniendo piso en Madrid y eso no es motivo ni de escándalo ni de actuaciones judiciales que si se emprenden, se archivan, las imputaciones de profesionales de la política del PP alcanzan cifras nunca vistas en un país de la Unión Europea… ¿Sigo? No, para qué, necesitaríamos sábanas. Aquí está visto que lo que interesa son las trapisondas del pequeño Nicolás, las monumentales sandeces de Mariló Montero y los chorretones de rímel lacrimoso de Belén Esteban. Poco más se puede esperar de un país estragado, aburrido, decepcionado, cuya capacidad de reacción es errática, incierta, y que confía en un vuelco electoral, cuando en realidad está seriamente amenazado con más de lo mismo por las propias urnas.

Tiempo de poda

1024px-Cripple_with_Cowl_LACMA_M.83.318.13Ya tardana, sorpresiva, necesaria, aquí y allá. Unos se van, otros se quedan, otros más brotan. Podar, no podar, salvar lo que se pueda y quien pueda, salvarse a uno mismo de la próxima quema política y asegurarse un puesto en la nueva situación, que de eso se trata, de asegurarse el puesto que te facilite la vida, a falta de mejores ideas y perspectivas de futuro. De todo hay, a derecha y a izquierda.

No sé si es tiempo de jotas o de euskera, como dice Podemos en la publicidad política más desafortunada que se ha publicado en Navarra en los últimos años, pero sí es tiempo de que la ciudadanía sepa cuál es su programa concreto para no entusiasmarse consigo misma, es decir, con sus muy legitimas y necesarias ansias de cambio político y social, y verse al cabo burlada. Al margen de que el sentido estricto de lo escrito resulta revelador de lo que oculta, más incluso que de lo que dice, y de cuáles son las verdaderas intenciones de la dirección de esa formación política que cuenta con miles y miles de seguidores en toda España movidos por su hartadumbre y su desesperanza, sus miedos y sus daños ya padecidos, y su ilusión y ansia de cambio.

La oferta de ese cambio debe ya a estas alturas materializarse en algo más que en rifirrafes internos, hechos espectáculo mediático, y declaraciones públicas más desafortunadas unas que otras, como la referida a la bondad bancaria, cuando de lo que se trata es de cambiar el sistema bancario o cuando menos de tenerlo presente como objetivo político para que nunca más vuelvan a darse estafas generalizadas como la perpetrada por el Gobierno en el caso Bankia.

callot1

A mí modo de ver el injusto y bochornoso acoso mediático, político y administrativo que padece la formación de Pablo Iglesias, no puede echar una cortina de humo sobre cuáles son las carencias políticas de la formación que dirige y cuáles son sus verdaderas y concretas intenciones políticas en materias como: desahucios, creación de empleo, ayudas sociales, depuración policial y judicial, reorganización de la judicatura, derogación de todo el sistema legal urdido por el rajoyato en apoyo de su régimen, tanto económico como represivo, educación –reforma más allá de su gratuidad–, sanidad, concordato con el Vaticano, ejército, banca y Bankia, deuda externa, pactos internacionales, apoyo a Grecia en su nueva andadura política frente a la Troika, sumisión o no a esta, posición frente al tratado de libre comercio… y si dejo para el final el derecho de autodeterminación es porque creo que resulta prioritaria una refundación nacional, una nueva constitución que garantice una reorganización del Estado y un cambio de régimen, no ya de policial (el actual) a democrático, sino de instauración republicana, deficiencia esta en las movilizaciones de Podemos que hacen sospechar que la cuestión de la III República tampoco es para ellos una cuestión prioritaria. ¿Podemos acatando la monarquía? No sé, cuando menos suena raro.

Derecho a decidir y el primero de todos es el de los ciudadanos navarros cuya voluntad se ha visto burlada de manera reiterada por hampones de Madrid –recordemos a Pepiño Blanco y a sus asesores–. ¿Dónde se deciden las cuestiones que afectan a los navarros, en Navarra o en Madrid? ¿Va a permitir Podemos un pacto tenaza UPN/PP/PSOE que les asegure la continuidad del régimen? ¿Está Podemos a favor o en contra de la disposición transitoria 4ª de la Constitución? Unas preguntas, sin más. Hay muchas otras y la ciudadanía ya se las está haciendo, temiendo que pueda convertirse en otra «cadena perpetua», como la que representa el PSOE para los cambios sociales, que a día de hoy es el más firme apoyo con el que cuenta la derecha, todas las derechas.

Este de tantas podas es un momento delicado. Pienso en la esperanza de los cientos de miles de personas ya movilizadas alrededor de la idea de poder cambiar, de poder actuar. Sería un perfecto desastre que esta gente se quedara con un palmo de narices o se le diera gato por liebre o congelado en lugar de fresco y que como con auténtica fortuna decía un tuitero hace unos días, volvamos al amargo y desgarrado sentir de esta frase: «Si llamamos foie-gras a La Piara no veo por qué no vamos a llamar democracia a esto».

La Gran Amenaza

15599_mariano-rajoy-lengua-fueracopiaPara el Partido Popular y sus secuaces, y también para ese PSOE cuya permanencia en el tablado de la farsa política suena a cadena perpetua, la ascensión de Podemos representa una amenaza. No dicen en concreto en qué consiste esta, porque no hace falta, con ponerla en el aire basta porque de lo que se trata es de crear inquietud y más incertidumbre en una masa de votantes que lo mismo pueden votar a quien abusa de ellos que a quien les ofrece una salida o algo que se le parece. Esa acusación suena a sarcasmo, pero apenas se nota. Es vieja. Casi todo suena ya a burla institucionalizada y de inmediato olvidada por acumulación.

La amenaza no es el populismo, el bolivarianismo, el etarrismo o el totalitarismo, la amenaza es la banca que compra portadas de diarios y con ello señala que no compra solo estas, sino a quienes en ellos escriben, y que de una manera o de otra los convierte en sus servidores. Por eso me parecen desafortunadas las declaraciones de un miembro de Podemos sobre el Banco de Santander y sus bondades franciscanas: el hermano banco. Ya, y un cuerno. O es mala fe la suya o ignorancia. Porque ese banco en concreto sí representa una amenaza para la ciudadanía. Basta detenerse en considerar la manera en que los procedimientos judiciales emprendidos contra el Santander dieron en nada, si no perjudicaron al juez instructor que tuvo el atrevimiento de arrimarlos al banquillo. Son poderosos, no te indispongas con ellos. Llegado el caso no dudarán en ponerte en la calle.

La amenaza no es recuperar la calle y con ella una presencia social efectiva, sino las leyes que permiten vaciarla a palos y a multazos. Celebro que se llenen las calles de voluntad real de cambio, cifrado, entre otras cosas, en darle la vuelta al sistema económico financiero que nos tiene acogotados. Llenar las calles, está bien ¿Con qué en concreto? Está por ver. No basta ni la hartadumbre ni el ansia y la voluntad legítimas de cambio. Hace falta programa y objetivos concretos e inteligibles de cambio, inmediatos, posibles, que no estén abocados a la frustración.

La gran amenaza no es el bolivarianismo, sino la elite que maneja al Gobierno con apoyo policial-judicial y el olvido por parte del poder de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, en beneficio de los de la clase patricia o a ella asimilados.

1422673981_619047_1422713297_noticia_normalLa gran amenaza no es Podemos, con sus más y sus menos, sino convertir la educación en una traba social, en un instrumento de poder en la medida en que serviría de manera prioritaria para la formación de directivos del establishment, y en un nuevo negocio bancario; y la sanidad pública lo mismo. La gran amenaza no es el populismo, sino hacer de lo público un fabuloso negocio privado con el habitual amparo de la violencia institucional y un autoritarismo policiaco. La amenaza es el desamparo social de amplios sectores de la población.

Aquí se da la siniestra paradoja de que quien es de verdad autoritario acusa de autoritarismo a los que vienen padeciendo los empujones. Eres un sospechoso por sistema y así tratado. Eso sí es una amenaza.

La amenaza no es Syriza, sino quienes con su manejo de los recursos financieros y económicos, su nula voluntad de crear otra cosa que negocios especulativos, incluso con viviendas sociales ahora mismo, han causado esta situación de quiebra social y ejercen políticas represivas más que autoritarias. El miedo, la verdadera amenaza, viene de ellos, lo saben todas y cada una de las familias desahuciadas, los parados, los que han visto sus profesiones depreciadas, los enfermos a los que no les llegan los medicamentos necesarios… ciudadanos que no representan amenaza alguna, como no sea la que pone en tela de juicio el extremo bienestar de la clase patricia que de la cosa pública y de los derechos sociales han hecho el negocio de su vida.

 Está visto que aplastar a la ciudadanía, expoliarla, abusarla, arrebatarle derechos y libertades no es una amenaza, negarse a vivir sometido, sí.

Calle Manuel Iribarren

calle_manuel_iribarren2

Un fragmento de mi novela El Botín… debo añadir que no trato de linchar, sino de intentar comprender qué pasó por la cabeza de aquella gente, escritores, periodistas que escribieron en aquel periódico, y en otros.

“El negocio es el negocio: «Falangistas España una y una sola cerveza pedid y haced pedir cerveza “Cruz Azul”. Pamplona.» La fábrica de los Kutz, gente de orden, hasta ahora mismo que sacan tajada del patriotismo que proscribe lo extranjero. Hay que estar con el poder chupando y fabricando chupete.

“Al día siguiente, el fino escritor Manuel Iribarren, el mismo que calificó la muerte de Rodríguez-Medel de “justo y necesario asesinato”, publicará una pavorosa justificación del asesinato como dolor necesario para construir la España futura, titulado «Desolación. Meditaciones del momento».

“Iribarren pone en escena a una viuda, a la que le resbala el júbilo de las banderas, la bulliciosa alegría de los desfiles, y “la ansiedad palpitante de esta guerra criminal y heroica”. Ella esta absorta hundida en su dolor, pero su estoicismo se nutre de odio, vaya por Dios…

«¿Por qué?

¡Ay, los mortales sobresaltos de aquella noche terrible! ¡Ay, la duda y la esperanza, en duelo espantoso con la fatalidad! Se lo llevaron al filo de la medianoche, arrancado de las tibias sábanas, entre una amenaza de fusiles. Y nada ha vuelto a saber de él. El mal presagio le anuncia con insistencia que hubo de proseguir su sueño, tumbado en un camino ignoto, para mostrar los dientes a la luna.

Él era su amor acostumbrado; su pan; y la tregua de ilusiones en el tiempo difícil. Le quería por buen compañero y porque aspiraba, honradamente, a que sus hijos mejorasen de condición. Ella nunca supo de ideas políticas. Las odiaba; y las odiaba principalmente porque borraron de los labios de su marido el santo nombre de Dios, que desde niña aprendió a venerar.

Pero ahora, el alma desolada de la viuda inconfesable es un volcán de odio que solo sueña con satisfacer su sed de venganza.

La España futura, que posee en sí el mejor antídoto contra su emponzoñada cólera, habrá de ir aplazándola con hechos positivos y razones cristianas […]

Y habrá de convencerle también de que su dolor fue necesario.

Y de que lo injusto de su pasajera ignominia ha sido justo para el glorioso porvenir de la patria.

XXXXXXXXXXX (censurado)

Nuevas Suplicantes, cubiertas por un inmenso velo enlutado que cose el viento con su aguja invisible, centenares de mujeres marchan por el sendero espinoso de su amargura, hacia el altar de los destinos hispanos.

Y claman, invocando a Jesús y evocando al inmortal Esquilo, padre de la Tragedia.

—¡Por nuestros hijos!… ¡Por nuestros hijos!… ¡Por nuestros pobres hijos!

España rediviva sabrá hacerse eco amoroso de su desgarrado clamor. Y acogerá en su seno a todos los huérfanos como hijos legítimos de su espíritu y de su carne. Y les protegerá con santas y tangibles obras –que no con propósitos–, equiparándolos a los mejores. Y (lo que es más importante), siempre maternal y generosa, desvanecerá de sus inocentes cabecitas, prematuramente atormentadas, el aciago error de sus desgraciados padres. ¡Que ellos ignoren eternamente ciertos crímenes, bochorno de la Humanidad!

¿Se lo llevaron, quiénes? Quien escribe eso sabe lo que pasa y si él lo sabe, lo sabe la redacción entera del periódico falangista y lo saben las gentes en los cafés y en las cuatro apretadas calles de la ciudad. Escenificación lírica del crimen, encima, dientes a la luna,

Lo mires por donde lo mires, el Escarmiento asoma. El crimen está en el aire.

*** El artículo se publicó en Arriba España, en noviembre de 1936.