Tiempo de poda

1024px-Cripple_with_Cowl_LACMA_M.83.318.13Ya tardana, sorpresiva, necesaria, aquí y allá. Unos se van, otros se quedan, otros más brotan. Podar, no podar, salvar lo que se pueda y quien pueda, salvarse a uno mismo de la próxima quema política y asegurarse un puesto en la nueva situación, que de eso se trata, de asegurarse el puesto que te facilite la vida, a falta de mejores ideas y perspectivas de futuro. De todo hay, a derecha y a izquierda.

No sé si es tiempo de jotas o de euskera, como dice Podemos en la publicidad política más desafortunada que se ha publicado en Navarra en los últimos años, pero sí es tiempo de que la ciudadanía sepa cuál es su programa concreto para no entusiasmarse consigo misma, es decir, con sus muy legitimas y necesarias ansias de cambio político y social, y verse al cabo burlada. Al margen de que el sentido estricto de lo escrito resulta revelador de lo que oculta, más incluso que de lo que dice, y de cuáles son las verdaderas intenciones de la dirección de esa formación política que cuenta con miles y miles de seguidores en toda España movidos por su hartadumbre y su desesperanza, sus miedos y sus daños ya padecidos, y su ilusión y ansia de cambio.

La oferta de ese cambio debe ya a estas alturas materializarse en algo más que en rifirrafes internos, hechos espectáculo mediático, y declaraciones públicas más desafortunadas unas que otras, como la referida a la bondad bancaria, cuando de lo que se trata es de cambiar el sistema bancario o cuando menos de tenerlo presente como objetivo político para que nunca más vuelvan a darse estafas generalizadas como la perpetrada por el Gobierno en el caso Bankia.

callot1

A mí modo de ver el injusto y bochornoso acoso mediático, político y administrativo que padece la formación de Pablo Iglesias, no puede echar una cortina de humo sobre cuáles son las carencias políticas de la formación que dirige y cuáles son sus verdaderas y concretas intenciones políticas en materias como: desahucios, creación de empleo, ayudas sociales, depuración policial y judicial, reorganización de la judicatura, derogación de todo el sistema legal urdido por el rajoyato en apoyo de su régimen, tanto económico como represivo, educación –reforma más allá de su gratuidad–, sanidad, concordato con el Vaticano, ejército, banca y Bankia, deuda externa, pactos internacionales, apoyo a Grecia en su nueva andadura política frente a la Troika, sumisión o no a esta, posición frente al tratado de libre comercio… y si dejo para el final el derecho de autodeterminación es porque creo que resulta prioritaria una refundación nacional, una nueva constitución que garantice una reorganización del Estado y un cambio de régimen, no ya de policial (el actual) a democrático, sino de instauración republicana, deficiencia esta en las movilizaciones de Podemos que hacen sospechar que la cuestión de la III República tampoco es para ellos una cuestión prioritaria. ¿Podemos acatando la monarquía? No sé, cuando menos suena raro.

Derecho a decidir y el primero de todos es el de los ciudadanos navarros cuya voluntad se ha visto burlada de manera reiterada por hampones de Madrid –recordemos a Pepiño Blanco y a sus asesores–. ¿Dónde se deciden las cuestiones que afectan a los navarros, en Navarra o en Madrid? ¿Va a permitir Podemos un pacto tenaza UPN/PP/PSOE que les asegure la continuidad del régimen? ¿Está Podemos a favor o en contra de la disposición transitoria 4ª de la Constitución? Unas preguntas, sin más. Hay muchas otras y la ciudadanía ya se las está haciendo, temiendo que pueda convertirse en otra «cadena perpetua», como la que representa el PSOE para los cambios sociales, que a día de hoy es el más firme apoyo con el que cuenta la derecha, todas las derechas.

Este de tantas podas es un momento delicado. Pienso en la esperanza de los cientos de miles de personas ya movilizadas alrededor de la idea de poder cambiar, de poder actuar. Sería un perfecto desastre que esta gente se quedara con un palmo de narices o se le diera gato por liebre o congelado en lugar de fresco y que como con auténtica fortuna decía un tuitero hace unos días, volvamos al amargo y desgarrado sentir de esta frase: «Si llamamos foie-gras a La Piara no veo por qué no vamos a llamar democracia a esto».

Anuncios

2 pensamientos en “Tiempo de poda

  1. Ay, qué bueno! Sí. Si llamamos foie gras a La Piara… Pero ojo, que lo están diciendo y no nos damos cuenta. Que Podemos es la derecha españolista, maqueada y refurbishada (valga el barbarismo), pero con tanto, tanto descaro que da mucha grima. De la Falange han copiado la demagogia (ni un hogar sin fuego, ni un español sin pan) y lo de los Círculos (en Falange Círculos José Antonio), amén del roneo con el anarcosindicalismo (al fin y al cabo el único producto autóctono de la izquierda española). Dijo Albert Pla, siempre tan lúcido, hace ya bastante tiempo, que había que cargarse a Pablo Iglesias antes de que tuviera escolta. Demasiado tarde. Ya la tiene. El Estado custodia a los suyos.
    Viendo Las Puertas del Cielo, de Cimino, recuerdo una escena esclarecedora. Los terratenientes norteamericanos salen a cazar a tiros a los inmigrantes europeos. Pero estos se organizan y al final -tras muchas bajas- los tienen rodeados y a punto de exterminarlos. Entonces -pero no antes- llega la caballería norteamericana y se interpone, salvando a los terratenientes. Eran Podemos, salvando el sistema in extremis. Si nadie ha visualizado a Pablo explicando desde la Moncloa que debido a los errores de Rajoy no hay más remedio que hacer recortes y reformas, es gilipollas. Yo lo veo.

  2. Sinceramente creo que cambiar es posible, pero no con Podemos.

Los comentarios están cerrados.