La campaña electoral, por William Hogarth.

800px-William_Hogarth_028Tiempo de elecciones y viejas mañas. A mediados del siglo XVIII, en Inglaterra, las retrató con humor vitriólico William Hogarth –el divertido bribón, a juicio de Swift–, en los cuatro cuadros (y otros tantos grabados) que componen «La campaña electoral»: «El banquete», «La visita del candidato», «La votación» y «El triunfo del elegido»… Cómo no acordarse de sus tullidos, sus muertos o sus incapaces, de sus desvergonzados, sus mentirosos, sus compravotos, sus negociantes faltos de escrúpulos que esperan medrar bajo la enseña de «Libertad y Legalidad», cuando a diario saltan a la prensa los atropellos que se suceden en esta campaña electoral nuestra con la manipulación de internos en centros psiquiátricos o en geriátricos, las trapacerías que impiden de facto el voto a quien puede perjudicarles, la utilización de jubilados para rellenar listas, la orden de acudir uniformado a votar, el pastoreo de órdenes religiosas, o esos mendaces baños de calle que, cuando menos, cosechan burlas y abucheos, la presencia ahora como entonces de matones… “Cohecho, malversación, prevaricación, blanqueo, fraude… Delitos que pesan sobre decenas de candidatos”, dice la prensa… Todo lo que es acogido con una mezcla de indignación e indiferencia, expresión genuina de la impotencia que nos empuja a buscarle remedio en las urnas. Campaña electoral que necesita urgentes y contundentes intervenciones de las Juntas Electorales porque huele a manipulación desvergonzada, a ilegalidad, a patraña, a arrebuche, a promesas en falso, a votos obtenidos mediante engaño manifiesto… con el aplauso de quien disfruta de la desvergüenza y la ilegalidad, y a quien no le importa que le mientan, no ya mientras tenga el bolsillo caliente, sino hasta cuando lo tiene frío y mohoso: a ese necio no hay que llevarlo a votar, va solo, brincando y vota alborozado a los suyos… y acaba pagando el banquete.

William_Hogarth_032La labor de convicción o Visita del candidato

Hogarth-Polling

La votación…hogarth-election-hustingEl triunfo del elegido.

Anuncios