Cacharrería

12341105_1054766691222471_7602453953682611465_nCacharrería… es un fragmento de un cuadro de gran tamaño que les compré a los gitanos de Noain un día que salía de jugar a pala en el frontón municipal con el arquitecto Pachi Biurrun. No hubo manera de regatear ni un duro con el peregrino argumento de que “hay mucha gente en la pintura y eso…”. Es verdad, hay mucha gente, entre músicos y corte celestial… El cuadro no vale nada, lo único gracioso era un golpe de pintura rosa que le habían aplicado a un angelote en la sombra que sugería sus partes nobles que no tenía, además, porque era ángel, solo sombra… y esa mirada tristona que ha encendido el sol de esta mañana. Y ahora que me acuerdo, en el lote conseguí meter dos tomos de las cuentas del Hospital de Sangüesa durante la Tercera Guerra Carlista con varias entradas de cargos por cuenta de encuentros entre partidas carlistas y el Ejército liberal… en venta.

“Antes de que vayan a parar al Archivo Real y General de Navarra les pego fuego, decía Basurde, luego se murió y todo acabó desbaratado. Pero tenía razón, como he dicho en otros lugares, antes de donar los documentos de mi archivo al de Navarra, les pego fuego.

Voy a armar una chamarilería virtual ¿o un museo de porquerías o de pobretorios y tiradores de mi memoria? Todavía no sé.

Anuncios