Detenido en espera de juicio

936full-detenuto-in-attesa-di-giudizio-poster_zpsd21d251f.jpg~originalParecía cosa de chiste, una burla de Alberto Sordi, siempre golfo, siempre descarado caricato, pero la historia de la película Detenido en espera de juicio, es siniestra, angustiosa, deja mal cuerpo. Te puede pasar a ti y a mí, a cualquiera: ser detenido sin motivo o con motivo difuso, y ser de seguido tronzado por el engranaje judicial y el papeleo. Crees que estás libre de eso, pero no lo estás, y mucho menos en países que no son el tuyo. Me pudo pasar, hace tres años, en el aeropuerto boliviano de Viru-Viru, cuando me detuvo la FELCN. Tal vez fuera eso lo que más temí a lo largo de aquellas trece horas de detención: el embrollo, el equívoco, la mala fe del policía que me custodiaba y me intentaba sonsacar la pura nada, la indefensión, el cambio de guardia, los trucos de los mafiosos detenidos con motivo, el que se echara a rodar la estúpida bola policiaca, judicial sin escrúpulos, burocrática; algo que quienes hemos ejercido la abogacía sabemos que es posible, más que posible: los detenidos enviados a prisión sin la firma del juez, las sentencias redactadas antes de la vista, las trapacerías de los oficiales venales hasta el delirio; los meses, los años de prisión, para acabar absueltos; las vidas rotas por capricho, por arrogancia togada; el abuso institucional, la mala fe policial y los malos tratos denunciados en balde… todo lo que vi y lo que escuché, es poco comparado con lo que de verdad pasa en esos infiernos carcelarios. Crees en el Estado de derecho hasta que este te tronza. Claro que hay gente que besa la mano del policía que le maltrata. Los niveles de vileza a los que pueden empujarte desde el abuso de autoridad dan vértigo. Esa película de Nani Loy de commedia all’aitaliana no tiene nada, es una sobrecogedora denuncia… en balde.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Detenido en espera de juicio

  1. Y paliza en un breve traslado, de la manifestación a la comisaría, hablo de mi, nacido a escasos metros de donde transcurría la paliza…no había negros entonces, como mucho algún hijo de dictador africano, ( de aldea o de más) o de sus ministros, que venían a estudiar a esta ilustre Universidad foral, pero hablando de los matones, en ningún momento han cambiado su “cultura” su hacer “cívico” su entrega a la ciudadanía, el moler a hostias a quién se tercie, eso está igual…

  2. Gracias, espero que no te moleste, que ademas de compartir lo haya colado en el blog que mantengo…
    saludos fraternales, salud y poder popular

Los comentarios están cerrados.