Ser y no ser

Ser y no ser, no ser sobre todo lo que hubieses querido o podido ser. Llevaba unos días dándole vueltas a algo parecido. Hoy me lo pone en bandeja Azun Candina aportando una cita de los diarios de José Donoso:

«A veces siento que me invade, crece, sube por mis piernas, algo como un verdín que sale del suelo húmedo y sube por las paredes de las casas, y se ha establecido allí. No es sensación de fracaso, que no la tengo. Pero ahí está, esa melancolía definitiva cuando uno pasa los sesenta y comienza a contar los años, y todos los días son un arqueo de lo que uno no es».

Yo he pasado de los 65 y lo que hace cinco años me parecía posible ahora me resulta inimaginable.

 

Anuncios