Abrazos y libertad de expresión

AS06289 Curioso país este de las dos medidas y de la impunidad, la desmemoria, la desfachatez y la hipocresía a raudales. Dependiendo de quién seas puedes insultar a quien te venga en gana con la seguridad casi absoluta de que la magistratura te va a amparar con el capote de la libertad de expresión. Y no solo la magistratura, sino el público, ese implacable poder. Impunidad y desvergüenza de pasar por lo que no eres.

Con ocasión de la entronización de su obra «El abrazo» en el Congreso de los Diputados, decía hace unos días el artista Joan Genovés que todavía es posible darse el abrazo de la Transición, aquel que, hecho monumento en la glorieta de Antón Martín, de Madrid, conmemora sobre todo la matanza de abogados del 24 de enero de 1977. Monumento junto al que hace un par de años oí a unos jóvenes, que se fotografiaban con él de fondo, en la festiva convicción de que era un monumento a los juerguistas, habida cuenta de que está en las puertas de una zona de marcha intensa. Aquellos jóvenes no creo que supieran nada de la matanza porque probablemente no habían nacido.

Genovés y su obra fue un icono de la izquierda y del antifranquismo y de la lucha por la democracia. Resultaba de verdad curioso verle rodeado de gente peligrosa que no cree en otro abrazo que en el del oso hecho presa. Qué abrazo te vas a dar con Celia Villalobos, la dormilona jugadora de Cundy Crush que cuando despierta ladra, con ese campeón de aleonado bostezo y las destemplanzas autoritarias que es Posada o con ese pijo devoto de Méndez Vigo más simplón que otra cosa. Ninguno. Ellos tampoco creo que se quieran abrazar con aquellos a quienes consideran sus enemigos de clase y trinchera política. La conciliación o reconciliación nacional es un espejismo que conviene y aprovecha más a unos que a otros, en 1978 y ahora. Lo que no sea ruptura es timo.

O Genovés cree mucho en el mercado y sus efectos directos e indirectos, o no se ha enterado de lo que ha pasado en este país en los últimos años y de la situación que ahora mismo estamos viviendo, y que ya no se trata de darse abrazos que lo son de Judas y que concluyen en que uno hable y otro se vea obligado a callar, expoliado, empobrecido gracias a gente como los que se ríen a su lado.

8642841639_733c400d43_bQué abrazo te vas a dar con quien pone en peligro tu vida saqueando las pensiones aprovechándose de la debilidad sindical, con quien apoya un régimen policiaco apoyado en leyes de inspiración franquista –si esto lo ignora Genovés es mucho ignorar–, una remilitarización de la sociedad, la proscripción de la República, una reforma laboral criminal y una precarización del empleo contra la que sin duda habrían luchado de manera frontal aquellos abogados que han sido recordados hasta ahora con el abrazo de Genovés.

Ver a esta gente que nos ha amargado la vida durante cuatro años reconocerse en el cuadro de Joan Genovés al menos a mí me resulta repulsivo, cuando no creo que hayan condenado jamás el motivo por el que ese cuadro fue pintado ni de qué ha servido desde entonces. Solo les falta ponerse camisetas con la «esfinge», porque en eso la han convertido, del Ché Guevara, ya total qué más da.

Ítem más: flojita la respuesta del Ejecutivo navarro al empujón propinado por un indocumentado que se prevalece de su uniforme alcanforado y de su grado militar, por muy en la reserva que esté, para insultar y hacer alarde de paso de falta de instrucción cultural. Flojita. Como todo. Hubiese sido el caso de pedir explicaciones al ministro del Ejército, Perico El Bombas, pero no, mejor bailar el minué. Tienen voceros, tienen servicios jurídicos, tienen medios políticos… allá ellos. Bien es verdad que siendo este el país de la impunidad, lo más probable es que los insultos del Chicharro sean solo libertad de expresión, genuina, ¿no?, mientras que tú no puedes mentarle la madre so pena de arriesgar una condena y un ruidoso rasgarse las vestiduras de los demóKratas de toda la vida, los que ahora se acogen al capote del abrazo de Genovés, como si aquí no hubiese pasado ni pasara nada.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Abrazos y libertad de expresión

  1. Los artistas en España son es general, nada, el asunto es estar ahí, cerca del poder que sea. Igual por dentro se lo pasan pipa, pero ver a Genovés rodeado de esa gente, da para pensar…

Los comentarios están cerrados.