¿Obligados a mezclarnos?

Captura de pantalla 2016-03-02 a las 09.27.35

Extraña idea  tiene el candidato socialista a la presidencia de Gobierno de la convivencia política, de la convivencia a secas y sobre todo del ejercicio del poder. ¿Mezclarnos? ¿Con quién? ¿Con nuestros adversarios políticos o con aquellos a quienes consideramos nuestros enemigos y así los tratamos… o simplemente con nuestros cómplices, nuestros iguales, aunque vistan de otro modo y solo sean competidores comerciales de ocasión? Un descacharrante melting pot de trileros que se adueñan del cajón de la vida pública (y de la privada). Detrás de esas torpes palabras yo no veo más que una voluntad de hacerse con el poder y sus ventajas a cualquier precio.  Lo que cuenta es el poder y el negocio a su ejercicio aparejado, en propio beneficio y en el de aquellos que mueven los hilos cada vez menos en la sombra y se muestran como los verdaderos protagonistas de la obra y sus autores.

*** Utilizo como imagen el cartel del grupo de teatro La Trapera para su obra El Tartufo.

Anuncios