Inclemencias del tiempo

astrologia1Revuelta en el frenopático,
el hombre del tiempo ahorcado
por haber informado:
granizos, rayos, truenos
Y viento huracanado.

En consecuencia, la asamblea de majaras ha decidido que mañana hará sol y buen tiempo. Lo cantaban los de Kortatu, ¿se acuerdan? ¿No? Es igual porque con o sin majaras reunidos en asamblea el tiempo es malo, es tiempo de asesinos, otros, no los de Rimbaud ni los de la película de Julien Duvivier, ni los de la canción (complainte) que cantó Germaine Montero. Y no solo en Bruselas, no solo agazapados detrás de suras retorcidas, enigmas que no entendemos: hace más de mil años que circula la creencia que la muerte del infiel te abrirá la puerta del paraíso. Hay muchas formas de matar y otras tantas de silenciar esas muertes, de encubrirlas, de disfrazarlas, de utilizarlas para los propios fines políticos. Muere gente de manera violenta lejos y lo hace cerca, y en unos casos importa y en otro menos o nada. Hay terrorismo de inspiración difusa y hay terrorismo de Estado. Muere gente cuya vida y muerte importa poco, y muere otra que parece, solo parece, aunar voluntades contra no se sabe qué, nada muy preciso, porque quienes dirigen los medios de acabar con el enemigo necesario o cuando menos de hostigarlo son otros, no nosotros, las víctimas potenciales. Por su parte los asesinos de inspiración divina no atentan contra instalaciones militares, sino contra objetivos civiles, gente inerme. Una voluntad de matar que hunde sus raíces en un tiempo de sangre y rito, lejano, olvidado, mantenido al margen, de verdad ignoto. Ahora sabemos que contra las más rudas inclemencias del tiempo no hay defensa posible, al menos para los más débiles, para la gente común, la que va a los suyo sin matones que la protejan. Los poderosos no nos representan y estamos entregándonos a ellos atados de pies y manos porque no nos queda más remedio. Nuestra seguridad nos va en ello, decimos, los creemos como dogma de fe, uno de tantos de los que corren al día, verdades reveladas de obligado cumplimiento, cada vez más… ¿El tiempo? Malo, crudo.

Anuncios

Un pensamiento en “Inclemencias del tiempo

  1. Hola Miguel, como el asunto de Isis da que pensar y dará aún más adelanto la hipótesis de la guerra secreta. Así como hubo la primera y la segunda y luego la fría, ahora tenemos este escenario confuso y demencial. En el guiñol ponemos al mossad, a Pakistán, Rusia…en fín “el tablero”…pero quién juega contra quién?. Ciudades enteras devastadas en Oriente pero las “verdades reveladas de obligado cumplimiento en los media, que les dicen. Quién celebra la ceremonia de la confusión?. Claramente los fabricantes de armas y de noticias, los productores del miedo necesario para que no haya manifestaciones pacifistas y si algunos locos antisistema protestan:la rebelión -como señalabas el otro día- se silencia, se ningunea.
    Un saludo Miguel.

Los comentarios están cerrados.