El rebelde inmóvil (según Jean-Patrick Manchette)

IMG_2492Una anotación del diario de Jean-Patrick Manchette que he leído estos días me ha llamado la atención. Es del 14 de febrero de 1971 y la suscitó el asalto a la casa de Polansky.

“La actitud contemplativa más común del rebelde inmóvil o puramente “agitado en el coco” se traduce por el disfrute del espectáculo del desorden, sea cual sea la forma de este  desorden. Lo que lleva a este personaje a gozar igualmente con las manifestaciones de descomposición y menifestaciones revolucionarias. De ahí la aprobación del crimen incluso bajo sus formas más alienadas. Una cosa es percibir la descomposición de la sociedad del espectáculo en la masacre de la finca de Polansky y otra ser insensible al horror del acto y a la alienación total (hasta el misticismo incluido) de sus autores. Tal actitud indiferenciada se encontrará más generalmente en los juicios emitidos sobre la droga. Una cosa es oponerse a la represión contra los drogadictos y otra no ver en la droga una alienación deleznable. Al menos en las drogas adictivas.”

Me ha hecho pensar en otros crímenes, en otras ferocidades, en otras faltas de elemental piedad frente al dolor ajeno, en la aceptación beocia del delito común como un elemento de descomposición social, en la forma perversa en que se prefiere ser víctima a ejercitar derechos… y también en la incapacidad de condenar ciertos crímenes, que lo son, por mucho que los enjuiciemos desde la perspectiva del odio, ese sentimiento que solo tiene el prójimo, o simplemente no alegranos con  la muerte de nuestros enemigos (lamentar es excesivo).

 

Anuncios