Redes sociales (Diario volátil 14)

800px-Hans_Weiditz091.- Si para abrir la boca tienes que mirar antes a derecha e izquierda, es mejor tenerla cerrada… al menos un rato.

2.- Redes sociales y hoja parroquial: a cada cual la suya. Con las tabernas y el cuadrilleo a ellas adherido pasa lo mismo.

3.- Escritura humanista, de cerca o de lejos: dar el pelotazo y que te aplaudan, lo demás, fantasías, engaños de predicador (Insolencias).

4.- Encuentro de viejas amistades: mirarse de arriba abajo y decirse «estamos viejos», y de seguido reírse sin saber de qué, sin querer saberlo, antes de escapar cada cual por su lado.

5.- Corren tiempos eclesiales de venid y vamos todos, y de cantar a capella sin desentonar lo que mande el amo de ocasión o tenga por himno de devoción la koadrilla.

6.- Incendiar o no las redes. Es fácil. Están pidiendo fuego.

7.- Mejor no olvidar que los furiosos cohetes de hoy son las cañas chamuscadas de mañana.

8.- ¿Elogio de la perplejidad? Ni se te ocurra, con este vendaval que sopla en el escenario mediático, un perplejo es un enemigo… a abatir.

9.- Unos meses fuera de las redes y regresas como un Rip van Winkle a contrapelo: no reconoces nada.

10.- ¿Rip van Winkle… y ese quién es? Nadie, uno, qué importa, ya no importa, ya no interesa, las referencias librescas están de sobra.

11.- Paso un rato por Facebook, me doy una vuelta por Twitter y me quedo admirado de lo muy informados que estamos de todo, no hay estímulo ante el que no reaccionemos, respuestas como disparos: el perro de Pávlov, mi semejante, mi hermano…

12.- Con el tiempo se te caen las opiniones… como el pelo, los dientes, el lápiz… igual.

Anuncios