Sombra entre las sombras (Robert Desnos)

20160409_220257Ser sombra entre las sombras, leo en el último poema de Robert Desnos, escrito entre campo y campo de concentración, camino de la muerte en Terezina, ya liberado por los rusos y los partisanos checos. Desnos y Aragon en «Complainte de Robert le diable», cantada por Jean Ferrat:

Je pense à toi Desnos qui partis de Compiègne
Comme un soir en dormant tu nous en fis récit
Accomplir jusqu’au bout ta propre prophétie
Là-bas où le destin de notre siècle saigne***

ob_0115df_derniere-photographie-de-desnos-a-terezinDesnos en el centro con la mirada baja

       Y entre las páginas de Pierre Berger (1949) leo un episodio indecente. Desnos ya recluido en el campo de Compiènge, pocas semanas antes del desembarco de Normandia, unos escritores y periodistas de la Colaboración almuerzan con un funcionario de la S.D. alemana que les informa de las personalidades que estaban detenidas en el campo y que iban a ser deportadas a campos del Este, entre ellas el poeta Robert Desnos, que tal vez no vaya a ser transferido a otro campo, momento en el que uno de los comensales exclama:

«¡¿Que no lo deportan?! Deberían fusilarlo. Es un hombre peligroso, un terrorista, un comunista.»

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 20.03.06 El biógrafo de Desnos pone esta brutalidad en boca de Alain Laubreuaux, periodista de la Colaboración, refugiado en la España de Franco junto con otros conspicuos de la Francia de Vichy, ustachas croatas, legionarios rumanos, belgas rexistas que, pasando o no por el campo de concentración de Miranda de Ebro, vivieron las glorias del régimen franquista, antes de escapar a la Argentina: una danza macabra entre cuyos muchos danzantes aparecen: la siniestra Maud de Bellerroche –¿Antes de conocer a Areilza?– a cuyo alrededor flota la sombra de Villa Triste y de la banda de la rue Lauriston –Modiano en la novela homónima, pero sobre todo en La ronde de nuit–, Abel Bonnard, Georges Guilbaud, Lesca, Radu Genea, Dewoitine que trabaja para la aviación franquista, Darquier de Pellepoix… gente que había dejado a su espalda una estela de atrocidades (la raffle de Vel d’Hiv en el caso de Darquier) o que había hecho propaganda antisemita (Je suis partout y otros periódicos) y colaboracionista, o negocios con los nazis, fue acogida con aplauso y benevolencia por el régimen franquista y sus figurones. El franquismo y la Transición desde las instituciones o las embajadas dieron cobertura legal a aquella gente, antisemitas furiosos y vende patrias (Darquier muere en 1980, cerca de Málaga). Para pasar la página de la historia primero hay que escribirla, no son solo personajes novelescos.

*** Pienso en ti Desnos, que saliste de Compiègne
como nos lo relataste una noche durmiendo
para cumplir hasta el final tu propia profecía
allá donde sangra el destino de nuestro siglo

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Sombra entre las sombras (Robert Desnos)

  1. Hola Miguel: Siglo a toda velocidad olvidándose desintegrado en partículas de pensamiento, burbujas, píxeles que duran inexorablemente como un brillo de hielo . Como otro cualquiera el siglo XX, el XVII o el 21 o el 35 que el tiempo tiene su misterio además de su ecuación. Somos cow boys a caballo de dos tiempos desmadrados…

  2. Husmeando en el libro de Katherine Conley , Surrealism & the Magic of Everyday Life., descubro algo ,que al menos a mi , me ha dado que pensar.
    Desnos fue retratado varias veces en la década de los 30 con un abrigo de tweed , abrigo que no pudo llevar a la deportación.
    Este abrigo serviría de sudario a Jean Luchaire .
    Youki , la compañera de Desnos , se lo dió a Luchaire para que se resguardara del frío de la celda en la que aguardaba su ejecución por colaboracionista.
    Lo llevaba puesto ante el pelotón de fusilamiento.
    Unos se apiadaron , otros no.

Los comentarios están cerrados.