A puerta cerrada (Diario volátil 29)

12963386_1129082530457553_160364361274650456_n1.- De decir que te gustaría beber el elixir que te volviera invisible, a hacerlo va un trecho. Ay, la invisibilidad social y la inexistencia por tanto. Es un riesgo que hay que correr si quieres desaparecer de escena y se paga caro. Mejor el barullo, el tumulto, la camorra, la ventana siempre abierta. Ver y no ser visto, no, que te vean, que te vean… hasta en el zambullo. (Tartufo en escena).

2.- Hacerse escaso… noble propósito, sobre todo cuando te han cerrado alguna puerta en las narices.

3.- «Nada duele tanto como la esperanza, cuando la esperanza pende de un hilo», escribía Max Aub, y pienso… en nada, no pienso en nada.

4.- Empiezas a contar la gente que lamentas haber conocido y te quedas solo, pero no tienes ni idea de la cantidad de listas en las que estás.

5.- «La ausencia, la forma más alta de la presencia», Joyce en el Retrato del artista adolescente. Desaparecer no es solo una cuestión de poner tierra de por medio, me temo, puedes volverte invisible y estar lejos sin emprender viaje alguno: «Estoy separado de mí por la distancia en que yo me encuentro», Jaime Sáenz en Recorrer esta distancia.

6.- Y sigo con la caza de citas: «¿Qué es un fantasma?, preguntó Stephen. Un hombre que se ha desvanecido hasta ser impalpable, por muerte, por ausencia, por cambio de costumbres.», esta vez es en Ulysses, citado en la Antología de la literatura fantástica, de Borges-Bioy-Ocampo… Solo que con los cambios de costumbres hay que tener cuidado porque animan la cacería festiva de la tribu.

7.- Y volver, volver… en dirección a donde nunca estuviste.

8.- «Vivo en Londres, pero vivo en mi apartamento», decía Cabrera Infante, esto es, vivo en cualquier parte, pero él oía el rugir de las fieras en el zoo de la vecindad.

9.- El que va en dirección contraria ni es un converso, ni un arrepentido… no necesita público ni prestarse a autillos de fe.

10.- «Sé como un navío que se adentra en alta mar» (Pascal Quignard en Critique du jugement, apostillando a un traductor de Marco Aurelio).

11.- Pissarro a Matisse: «¡Trabaje y no escuche a nadie!»

Anuncios

Un pensamiento en “A puerta cerrada (Diario volátil 29)

  1. Me vienen ecos de Pessoa “lejos de mi existo/aparte de mi la sombra y movimiento en que consisto”…algo así.

Los comentarios están cerrados.