Torturas

laveupsls El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por octava vez, por octava, por no investigar casos flagrantes de torturas denunciados por quienes las padecieron. La prensa cómplice calla, como ha venido callando durante décadas, el gobierno también, dándole de ese modo cobertura política y mediática. Se descubren incluso falsedades procesales por parte de la representación del Estado. No pasa nada, pero quienes denuncian la tortura son perseguidos, detenidos y multados, con el objeto de impedir que se hable siquiera de ello.

Francisco Etxeberria, forense de indiscutido prestigio internacional, ha vuelto a hablar de torturas en una larga entrevista concedida a elDiario.es y ha dicho algo de verdad certero: «no hemos sido suficientemente beligerantes contra la tortura». Tiene razón Etxeberria, quienes podían haber denunciado o cuando menos hablado, han callado. No traía cuenta hacerlo, no era socialmente correcto, era en cambio dar carta de naturaleza a ese «manual de ETA» que nadie ha visto. Entre tanto se ha seguido practicando, como lo demuestran las condenas y las palabras de ese forense, que se remite a otros profesionales, y las recientes declaraciones, que de verdad les honran, de los magistrados José Ricardo de Prada y Garbiñe Biurrun. De Prada, un juez contra el que se han pedido desde el gobierno medidas de represalia, algo inaudito en cualquier otra país que no sea un régimen policiaco, como el creado al amparo del gobierno de Mariano Rajoy. Llama la atención que la Audiencia Nacional declare que va a estudiar apartar del cargo a De Prada y a la vista de la condena del TEDH no diga que va a investigar los hechos que se denuncian, objeto de las condenas, ni como declaración de intenciones.

Da la impresión que una parte notoria de la administración de justicia española cree más en la defensa a ultranza del Estado que en la estricta justicia que condena, sí, pero también debe amparar, y en consecuencia encubre con descaro a quienes la han practicado e impide su investigación y declaración pública, como demuestra el caso de González Pacheco, Billy el niño, un miserable (en palabras del candidato Pablo Iglesias) al que ampararon demócratas de toda la vida como Rodolfo Martín Villa, caralsol y brazo en alto (documentado), o Barrionuevo, socialista del felipismo y GAL, agasajándolo, condecorándolo o dándole trabajo. Esa y no otra ha sido la democracia española.

Habrá que recordar que el mismo Baltasar Garzón ha sido repetidamente acusado de no dar curso a las denuncias por torturas que se le plantearon de manera directa, algo que sus partidarios obvian y sus detractores apuntan siempre para empañar logros que resultan evidentes, cuando menos en la relativo a Memoria Histórica. ¿Podría aclararlo de frente y por derecho el propio ex juez paladín hoy de la democracia?

La denuncia de la tortura como ataque a las FCSE es una añagaza, política e inmoral, por parte de quienes detentan una inmerecida autoridad y desde esta persiguen a quienes proponen el debate público de esta lacra. No se trata de degradar a los cuerpos de seguridad del Estado, se trata de perseguir a los torturadores, se trata de impedir que la tortura o los malos tratos sistemáticos se practiquen. Se trata de impedir que esa lacra tenga cobertura social y mediática, como hasta ahora. Nada más.

La tortura y su tratamiento judicial tiene la dificultad de la prueba y el máximo abuso jurídico del sistema español que da en la indefensión como es que un uniformado, por el hecho de serlo, tenga palabra de más valor que quien no lo es, del mismo rango que la fe pública (¿equiparándose a los notarios?). Es difícil probar nada que suceda a puerta cerrada y más difícil si el miedo o la complicidad inspira a quienes pueden denunciarla, como son los forenses que han tenido constancia de los daños (a lo ya publicado estos últimos años me remito).

Todo este repugnante asunto se mueve entre la mala fe, la consigna política que viene desde el franquismo, el querer mirar para otra parte, la complicidad efectiva y hasta el aplauso. Entre quienes niegan por principio esta lacra y quienes la denuncian por haberla padecido, yo voy a seguir creyendo a los segundos.

 

*** Artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, 5.6.2016

Enlace a la entrevista con Francisco Etxeberria a la que se hace referencia

Enlace a un artículo reciente sobre Billy el Niño

Enlace a una grabación de Pablo Iglesias sobre el torturador Billy el Niño

 

Anuncios

2 pensamientos en “Torturas

  1. Tres días después de ser detenidos, salieron del cuartel de la guardia civil de Hernani…estaban irreconocibles, especialmente Josemari el de Goizueta y mi hermano Vicente tenian la cara desfigurada, los vió un vecino, la ropa que nos dieron de él estaba llena de sangre y mi madre desesperada… aún los llevaron a Pamplona y después a la cárcel, mi hermano tuvo una lesión en un oído de por vida y hubo años después un juicio por torturas, el primero, pero no pasó nada, nada de nada…la impunidad ha sido y continúa siendo absoluta…

  2. si, es imposible creer que no hubo, haya y valla a seguir habiendo torturas e impunidad porque, sencillamente, quienes fueron y son corruptos para todo lo demás, nuestros gobernantes…….. cómo no lo iban a ser, precisamente en esto, que es donde más se presta a ello

Los comentarios están cerrados.