La tortura, esa lacra

¿Cabe preguntarse cuál es el grado jurídico de complicidad del juez, ante el que se denuncian torturas que no investiga, con los torturadores?
Y junto al juez que de esa manera actuó, habrá que hacerlo sobre los médicos forenses, los abogados de oficio, los periodistas y directores de periódicos que silencian estas denuncias por sistema, y de ese modo las encubren, por la ciudadanía que calla, al justifica o aplaude con crueldad… la tortura es una lacra social que no tiene traza de desaparecer, al contrario., vino para quedarse.
Anuncios

Un pensamiento en “La tortura, esa lacra

  1. Hola Miguel. Cabe. Los distintos poderes que forman “El Poder”, seguramente tienen sus contradicciones y querellas, pero a la hora de la verdad, encantados con ser de la banda del poder y no unos cualquiera, como en las películas, se besan y abrazan y el activo y el pasivo lo pasan bien dándose. La policía da las hostias que quiere, y está entre lo que no se dice las grandes putadas que inventan para entrenarse. Vale que ya no se usa la picota ni se destripa en vivo a los supuestos criminales como en el renacimiento pero que te agarre la pasma sin pasta y les de por acojonarte eso se produce sin parar, cada hora, por sospechoso. De a metro.
    Un país también necesita higiene y aquí hay porquería acumulada hace tanto tiempo que laúnica solución es buscar las formas de generación democrática (no re-generación), acabar enfín con la degeneración que huele de lejos y muy lejos hasta Bruselas¡.

Los comentarios están cerrados.