“¡Yo soy corrupto…!”

Captura de pantalla 2016-08-28 a las 17.43.28¡¡..Porque el mundo me ha hecho así, porque nadie me ha tratado con amooor…!!!», o algo así. Demasiado grave lo que sucede para andar en chanzas, pero ¿qué podemos hacer, qué más decir que no se haya dicho? Además, si presto atención a los ruidos de la oscuridad eso es poco más o menos lo que oigo, cuando no la pedorreta del gamberro que se pitorrea de ti de manera cobarde desde la oscuridad, como en la película Amarcord. En todo caso, cuando no parece quedar otra salida que las burlas y las chanzas, malo, son un pobre consuelo.

La regeneración nacional ha comenzado por la redefinición, fuera del código, de los delitos que, relacionados con la cosa pública o a su sombra, tienen como objeto el enriquecimiento personal injusto. De entrada va quedando claro que solo es delito hacer privado aquello que por destino únicamente debería ser público si te cogen, o mejor dicho si lo hacen y al final te condenan, y no en todos los casos. Hay que amparar a una clase social de corruptos sin tacha cuyas economías dependen de los entresijos de lo público y para eso nada mejor que cambiar las formas: no son todos los que están, pero en el ajo están más de los que aparecen por sucesivas oleadas, o viceperversa, ya no se sabe muy bien.

Es decir, estamos como siempre, solo que hay que hacer más difícil el que te cojan, cambiando no sé si el qué o el cómo. A eso se le llama con verdadero desparpajo «Regeneración nacional», como si lo cometido no fuera con ellos. La delincuencia redacta el Código Penal y asalta de paso la magistratura. El mundo al revés, no, el mundo como siempre. ¿Extraña que la exposición de El Bosco haya tenido tanto éxito? No, pero no es este el motivo. En el espejo siempre aparecen otros.

No vuelven los clérigos casuistas de los siglos XVI y XVII, retorcedores de hechos, leyes, palabras y argumentos, porque siguen aquí: va para 400 años que parecen inspirar sin remedio a los granujas que por la fuerza de las armas o por los votos orquestados se alzan con el poder en España. Hay que darle la vuelta a lo evidente, hay que hacer como si no, cuando es sí, hay que transformar al agredido en agresor, al perdedor en ganador, al verdugo en mártir… y todo a base de palabrería y galimatías, buscando la boca abierta del auditorio. Y a quien se atreva a denunciar la corrupción generalizada hay que tacharlo de enemigo de la patria y de la paz social, porque quien gobierna no tiene la culpa de que el que vive a dos velas (fúnebres) no se sepa mover en el arrebuche. Y de paso es preciso atar corto a la prensa que se atreva a no repicar las consignas que encubren una política económica tan de clase como chapucera.

 Aquí no se trata de atacar las cuestiones de fondo que encenagan el país, so pretexto de la conquista del poder (en otros países se llama «formación de gobierno»), sino de enmascarar las malas formas, de cubrir las apariencias y de transformar el cambio social (resulta repulsivo llamarlo regeneración nacional) en represión de disidentes. Aquí ya no se habla del empobrecimiento nacional ni de los contratos basura transformados en recuperación económica, aquí se habla de salvación y de Todo por la Patria para encubrir lo que no solo Julio Anguita tacha de golpe de estado incruento de nueva generación. Una puesta en escena deplorable. José Luis Cuerda lo hizo mejor en la gloriosa película Amanece que no es poco: solo se trata de que ganen los de siempre.

Y vuelvo a las chanzas, por la calorina más que nada, y hago memoria de mi infancia y de un cuento ilustrado, Ali-Babá y los cuarenta ladrones, y recuerdo que la escena que más me gustaba era la de Ali-Baba escondido dentro de una tinaja, como aquellas del aceite en el trujal, viendo cómo los bandidos se repartían alborozados el botín, una auténtica juerga, una fiesta nacional hoy, con rejones y descabellos preceptivos, los que se lleva un día sí y otro también una ciudadanía hastiada, exhausta, empobrecida y sobre todo burlada por principio, por forma de vida.

*** Artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, el 28.8.16.

Anuncios

Un pensamiento en ““¡Yo soy corrupto…!”

Los comentarios están cerrados.