Casajordi Bousquet… ¿una despedida?

14291696_10154146057623369_8700348060038348915_nUna despedida. Casajordi Bousquet ha venido haciendo, como ilustrador, lo que a mi juicio ha sido un gran trabajo de creación: se sostiene en un mundo y en una imaginería muy  personales, sugerentes, contagiosos. Conocí su obra gracias a un raro, Eric Poindron Curiosa, y me puse en contacto con él para que hiciera la cubierta del libro en el que estaba trabajando en el verano de 2010, Cornejas de Bucarest. Al final las hizo de cuatro, Cornejas, La Sima (luego titulada Zarabanda), El Escarmiento y El Botín. Me parecieron trabajos impecables. Desde lejos he venido siguiendo sus dificultades para hacer valer su trabajo. No lo ha tenido fácil. Lástima. Pero es cierto, el combate por el propio trabajo cuando no encuentra eco, es duro, descorazona e invita a tirar la toalla. No le voy a decir a nadie lo que tiene que hacer o lo que puede hacer porque no lo sé, y no voy a liquidar esto con un ¡Ánimo! propio de carrera diclista, no, porque es otra cosa, se trata de la zozobra del creador y eso es demoledor, y no se qué conjuro tiene.

Este es el texto de Casajordi que me he encontrado en Facebook:

 

Je ne remet plus la main sur ma motivation…
Six pieds sous terre j’ai glissé mes rêves et mes illusions. J’ai mis dans un coffre mes petites illustrations en attendant que «ça» revienne et j’ai mis la clés sur la plus haute des étagères.
La poussière la recouvrira et puis un jour…ça reviendra.
…ou pas.

Pas de tristesse, ou alors une pointe de nostalgie peut-être, mais sans regret.
Rien n’est mort, je sais que le cœur bat encore, mais tout doucement, juste assez pour que la lumière ne s’éteigne pas.
L’envie n’est plus, la motivation n’est plus, et il faut que j’avance sans regarder en arrière.
Ma mutation est en route, alors je me laisse porter doucement…tout doucement….
Je ne change pas…j’évolue.
Anuncios