El viaje de otoño (Diario volátil 35)

ctb5dm6xgaq0dxg-jpg_large1.- ¿Les dice algo la imagen? A mí mucho: un barrizal hecho campo de batalla… y dale que te pego (De la película Beg, de Alexander Alov)
2.- El reproche basado en prejuicios y en enconos revenidos como forma de relación: tóxico, como poco. Y junto al reproche, el desprecio y la malevolencia, la voluntad de hacer daño.
3.- “Desandar lo andado”. Lo escribía Blanca Luz Brum en Juan Fernández. Antipático camino de regreso el suyo que dio en la bulla del arrepentido que tiene que hacerse valer.
4.- Para saber que Caín anda suelto basta darse una vuelta por el mentidero. Claro esta que  esto es, siempre, cosa del otro. Nosotros somos, pase lo que pase, Abel, aunque escondamos la navaja abierta a la espalda.

Anuncios

Un pensamiento en “El viaje de otoño (Diario volátil 35)

  1. Hola Miguel. Venimos al mundo sin navajas, sin llaves, sin espejos. Luego con la experiencia unos llenan más el bolso que otros.Los derechos humanos parecen cosa del pasado. Creo que lo oí en una película dice: tu madre te echa al mundo y luego viene tu experiencia.
    Me han interesado los puntos volátiles cuando hablas de lo que el reproche conlleva y del viejo Abel. Para la paz mental es importante saber cuando el enemigo pasa a ser una creación osea no el otro sino uno mismo. Creo que es de Espronceda eso de “sólo en la paz de los sepulcros creo”. Somos todavía románticos pero con los somníferos de última generación se puede dormir unas horas de un tirón. Los tiempos están siendo verdaderamente cada vez más complicados pero mi tecnología más que para construir barco daría para una canoa. Me gustaría antes mirar el río desde una baranda.
    Un fuerte abrazo.

Los comentarios están cerrados.