“Es lo más necesario…”

captura-de-pantalla-2016-10-08-a-las-23-07-24Patidifuso, ayer, leyendo ese titular del diario Público, me quedé patidifuso. No sé si sería a esto a lo que se refería Gabriel Celaya con lo de la poesía como un arma cargada de futuro, no lo sé, pero los propios poetas admiten que no son leídos más allá de ellos mismos y del Club de los Cuatro Gatos, al que dicen pertenecer hasta los que ni siquiera saben por dónde cae, pero quedar, queda, que de eso se trata, de  aparentar, de pasar por, más que de ser, y cada día más.

En todo caso, si lo que se dice ahí es cierto, la oligarquía nacional y extranjera tienen que estar temblando. Nadie más entusiasta que los propios poetas. Pero la magistratura, la banca, las transnacionales, la policía, los matones al servicio del sistema, también tienen su entusiasmo, y sus armas, y sacan a los poetas y a quienes no lo son también, de la calle si la ocupan, de las casas, de sus trabajos, y no a golpes, sino a hostias, a multazos, a duras condenas. Entre lo que nos gustaría que fuera y lo que es, hay un abismo. De las «desventuradas relaciones entre la poesía y el mito revolucionario», habla Octavio Paz en La otra voz. Poesía y fin de siglo y le atribuye no un poder de arma de combate, sino de preservación de la memoria y del relato del propio presente, citando aquí a Eliot en Cuatro Cuartetos, en su danza de la muerte :

Oscuro oscuro oscuro. Todos van a los oscuro,
El vacío espacio interestelar, el vacío en el vacío,
Capitanes, comerciantes, banqueros, eminentes literatos,
Mecenas generosos, estadistas y gobernantes;
Funcionarios distinguidos, presidentes de tantos Comités,
Barones de la industria, contratistas, todos hacia lo oscuro.

Paz ve un resquicio de esperanza al valor de la poesía, casi como sostén de conciencia, en la medida en que a diferencia dela pintura y la novela no ha sido convertida en objeto de consumo. Minoritaria, puede, pero eficaz en esa minoría, en esa inmensa minoría, que no se somete del todo y que se embosca y que dice No y dice Sí a contrapelo, en la dirección contraria… «es lo más necesario, lo que no tiene nombre, son gritos en el cielo y en la tierra son actos» entonces, aunque la calle no sea de ellos y aunque los amos se carcajeen.

Y no puedo menos que añadir estas líneas, también de Paz, como punto de partida de una reflexión personal, por lo menos mía, que excede a la propia poesía:

«La poesía política tuvo una gran importancia en la primera mitad del siglo XX pero muy pocos de los poemas escritos en esos años alcanzaron la universalidad de la verdadera poesía. Sus autores estaban demasiado cerca de la noticia y muy lejos del acontecimiento. La noticia se disuelve en propaganda mientras que el acontecimiento es la historia que de pronto aparece.» (y sigue)

 

Anuncios

Un pensamiento en ““Es lo más necesario…”

  1. Hola Miguel. Tal vez ese cambio de actitud de asaltar el sistema ayude a dejar atrás los tópicos del marginalismo. Para mi es en los últimos tiempos una especie de escondite donde voy a jugar con mis palabras. Un scrabel solitario. Interesante la dialéctica de Paz, noticia, propaganda; acontecimiento, historia. Paz era especialista agudo en mirar el envés de las cosas.
    Saludos.

Los comentarios están cerrados.