“¿Qué va a ser?”

tumblr_obrg5m0p7q1vyin98o1_500 Podría decir que una de sapos con tomate, pero además de que incluso esa Taberna de la Mala Suerte está cerrada por derribo, ya hemos tragado muchos, de modo que no sé lo que va a ser ni para tomar al paso, ni en el futuro inmediato que nos espera, no con los brazos abiertos, sino como boca de lobo. Aventurar que vamos a seguir tragando no es mucho aventurar, aunque sea cierto, una mazamorra de engorde del disgusto sin salida posible y de ese asco que se queda en palabras para conciliar el sueño.

Pero el maestro de ceremonias del chiringuito insiste en su pregunta, y como insiste pidámosle un Indignación, aquel cocktail ya pasado de moda, nadie sabe cómo porque era nacional, europeo, mundial… Ná, pero ná de ná. Ahora solo se indignan los profesionales y así como en los casinos había escupideras, ahora hay Redes Sociales que lo tragan todo, aunque no todo lo aguanten, porque si de verdad dices lo que piensas, te procesan.

¿Qué va ser? ¿La oposición constructiva, es decir entregada al Partido Popular y desconectada de las otras fuerzas, estas sí con voluntad de cambio en el Congreso? ¿O ya con descaro la mafia a la Moncloa, con independencia de las siglas que arrastre en su caravana publicitaria? Ya no sé quiénes son peores, si los falsarios del Partido Popular o los mafiosos de la política del Partido Socialista, a quienes habría que pedirles cuentas de una vez, no ya de lo hecho, sino de lo que de manera palmaria no han dejado hacer. Y no a sus militantes de base, a quienes veo más atrapados que otra cosa en su militancia devota y leal, sino a sus capitostes, que a todas luces han usado los cargos políticos para el enriquecimiento propio, desde la Transición, y encima deciden sobre la vida pública desde la sombra de sus dineros y ventajas: orondos vientres sentados, tíos Gilitos del buen recaudo. A la vista están, prepotentes, decidores, voceros de los intereses financieros de la oligarquía, y de sus propias fortunas de paso, que nada tienen que ver, sino todo lo contrario, con los más desfavorecidos, con los perjudicados por el sistema, por mucho puño grotesco que enarbolen.

Quieren entregar el Gobierno a un partido que se sostiene en una corrupción inenarrable y en la criminal indiferencia y permisividad social que la acompaña; a un partido, y en el incluyo a sus afines y a quienes medran a su sombra, cuyos miembros hacen burla de la justicia, algo que sus jueces, porque los tienen, no tolerarían en otros acusados, aunque no lo fueran de saqueo institucional, como los de la banda del caso Gürtel y las otras bandas. Mintió Rajoy en su discurso de investidura: ni su Gobierno ni su partido ni él mismo están por que nadie pague ni devuelva ni tire de la manta: «¡Mangui levanta, tira de la manta…!», bonita canción, bonita, auténtica diana floreada para un país en ruinas. La destrucción del tejido social y político es una hecho y difícilmente reversible además, a no ser que se cuente con medios de comunicación que tengan esa regeneración como objetivo y no el apoyo sistemático de la indecencia, como El País.

¿Qué va a ser?, insiste maese Sombra en su servicial pregunta. Pero no hay quien no sepa que maese Sombra solo sirve humo, cieno y tufos de podre cuando se siente inspirado cocinero fusion.

Respondámosle, para confundirlo más que nada, que una de «No más espejismo». Y es que mientras haya un Tribunal Constitucional que actúe no con arreglo a códigos, sino a interpretaciones guiadas por presupuestos ideológicos y políticos de ocasión afines al Gobierno autoritario actual y en su apoyo, y solo de este, no hay nada que hacer. Es de ese modo como se ven tumbadas una detrás de otra las iniciativas parlamentarias periféricas que sean novedosas y progresistas y respondan a una voluntad de cambio del sistema. El Tribunal Constitucional comparado hace días, por su arquitectura interna y externa, con una plaza de toros, es un vocero de quién manda aquí. Así que haríamos bien en dejar la cohetería patronal para mejor ocasión. No hay fiesta alguna que celebrar, como no sea la que vio Ali Baba en la cueva del «Sésamo ábrete», la de los 40 ladrones, cuando estos se ponían a bailotear alrededor de las tinajas que contenían su botín, y en esa, por el motivo que sea, la mayoría no estamos.

*** Artículo publicado en los diarios del Grupo Noticias, 9.10.2016

 

Anuncios

Un pensamiento en ““¿Qué va a ser?”

  1. Hola Miguel. No señalamos ni investigamos suficiente la traición del Psoe y sus territorios con baronjías y demás órganos. Porque el mito del antiguo militante no es más que eso. La gente que está hoy en el pose , ¿qué ideas proponen? ¿que se sabe de ellos? Todos sabíamos que para medrar en política desde la izquierda había que integrarse en el pose. Pero integrarse puede ser tan putrefacto en el pose como en cualquier otro, erderaz o no.
    El corrector me ha corregido una errata.

Los comentarios están cerrados.