Toques de aldaba (2)

p1100585

1.- Información o adoctrinamiento. En el primer caso puedes reflexionar sobre aquello de lo que te informas; en el segundo no, no hace falta, con acatar y repetir a coro lo que te dicen, basta.

2.- No se informa al público en general, sino a la parroquia, ya muy adoctrinada y convencida, y  contra alguien sobre todo, convertido en enemigo al que hay que vencer y con  cuya derrota y  aniquilamiento hacer una florida primera plana.

3.- Las noticias, los titulares mejor, como munición de combate: solo cuenta el impacto, el daño que puedan causar en el enemigo. La veracidad no es que sea secundaria, sino que es por completo inútil.

4.- A la noticia le ha sustituido con ventaja la opinión y en esta anida la palabra del evangelio social y del dogma. El noticiero tiene mucho de orden del día o de carta pastoral, y ojo con no obedecer las órdenes ni acatar el dogma.

5.- Convenir, pactar, es una cosa, someterse por la fuerza, otra.

6.- Evitar no ya el debate, sino el sonido de la palabra disidente, su escritura… pero por la fuerza, azuzando contra ella una muta hostil, una cacería, la  del odio colectivo en aras de la verdad revelada, de lo intocable, lo indecible, lo sagrado (siglo XXI) [Leyendo a Ph. Muray en “On purge Bebé. Examen d’un campagne anticélinienne”]

7.- Un estado de cosas: “Denunciar para controlar, confabularse  para mejor dominar, delatar para reinar. Dañar para agruparse. Agruparse para dañar” [Sigo con Muray, en “Tous contre seul!” (2004)]

8.-  A la ilusión de la libertad le sigue de cerca la de la rebeldía: trucos de supervivencia. La rebeldía no puede reducirse al escenario de las redes sociales, a su control… entonces, dónde, cómo.

Anuncios

Un pensamiento en “Toques de aldaba (2)

  1. Hola Miguel. Los interrogantes son exigentes. Ya hace un tiempo titulabas un artículo como los rusos: ¿Que hacer?. ¿Entonces dónde cómo? Aquí y ahora es una fórmula Zen. Piensa local actúa global (¿o es al revés?) es una fórmula de aquí y ahora que escuché en una asamblea juvenil hace poco.
    ¿Qué está pasando? Ni pensar en el retorno del humanismo y en la revuelta universitaria plan Mayo del 48. ¿O era el 68? De allí surgieron libres pensamientos y libres expresiones de las que hoy aún podemos respirar que debemos defender. Son hitos, cotas que aún se vislumbran mirando atrás.
    Había una utopía según la cual uno no malgastaba su existencia en la rutina domestico-laboral sino que desarrollaba sus talentos de creación en todos los campos y volvíamos a la Edad de Oro. Yo ahora convaleciente y pensionista re-descubro cantidad de asuntos que había perdido de vista currando.
    El hastío, la depresión o la desesperación nos hacen desentendernos en círculo vicioso:
    no hay nada que hacer, nadie hace nada…
    Personalmente hecho en falta un vespertino con firmas fuertes. Agitación informativa. Soy uno de los cientos de miles que no esta al tanto así que me pierdo cantidad de jugadas.

Los comentarios están cerrados.