Toques de aldaba

img_0176

1.- Los profesionales mediocres a los que los puestos políticos han convertido en ciudadanos de primera, en gente de palabra… repulsivos, sí, pero con la fuerza en sus manos.
2.- Maneras de la época: dar voz a los más fuertes, silenciar a los más débiles y convertirlos en agresores, reales… o en potencia, en gente peligrosa contra la que hay que actuar.
3.- Una cosa es lo que es y otra lo que nos gustaría que fuera. Si tienes fuerza y público puedes convertir lo segundo en lo primero sin problemas.
4.- El respeto a quien te tiene intimidado porque tiene la fuerza de su parte, es falso, es sumisión, acogotamiento, abuso irremediable.
5.- No estar con ellos es estar contra ellos… pues no… pues sí, por eso mismo.
6.- Repugnante y miserable es el que disiente, el que no aplaude, el que no participa de aquelarres, acata dogmas de fe,  linchamientos, puestas en picota, procesiones de disciplinantes, exaltaciones… el que no acude a la llamada del “Venid y vamos todos”.
7.- Quien grita el A caballo! A caballo!, pero en solitario, no es de fiar.

Anuncios