Vuelta de Legate (el paso de las grullas)

dsc_0071 dsc_0072El miércoles no hubo suerte, pero hoy sí, como nunca además. Subí a Legate porque el día estaba raso y porque sí. Hay ferias de otoño en Elizondo y aunque pueda subir al monte ya no tengo edad para andar de ferias, feriar algo por los puestos, comer como un ogro, garbanzos y paloma, ir al partido de pelota y etcétera, que casi es lo peor, el etcétera, y mañana más. No tengo edad, ni ganas, por no decir otra cosa.  Bien, a lo que estaba, a Legate. Una luz preciosa, muchos milanos, colores imponentes, rotundos y delicados en sus matices, en las umbrías… y cuando ya iba de cara al hayedo de Beltxuri, he visto la primera bandada de grullas, lejos,  por encima de los Alduides y el Quinto, con el Ory al fondo. Meterme en el hayedo y empezar a oír los gañidos atronadores ha sido todo uno, así que he dado media vuelta a prisa y corriendo  a tiempo para empezar a verlas pasar rasas por encima de las copas de las hayas. Decir que ha sido emocionante es poco. En concreto esa bandada que no se veía pero sí se oía, muy cerca,  hasta que de pronto ha aparecido por encima  de las hayas…  y enseguida una bandada detrás de otra hasta formar un grupo enorme sobre el valle. Qué alegría, como cuando nevaba, allá lejos y hace tiempo, claro. De regreso al bosque las he estado oyendo y viendo pasar entre las copas un buen rato. Luego la tarde se ha quedado quieta,  el sol ha caído y el bosque se ha quedado muy sombrío. Y no ha habido más… ¿Te parecerá poco? No, no me parece poco, me siento alguien afortunado, eso es todo.

dsc_0035 dsc_0055 dsc_0084 dsc_0086 dsc_0081

Anuncios

Un pensamiento en “Vuelta de Legate (el paso de las grullas)

  1. Ah Miguel, enhorabuena¡. Tu que vives ese bosque encantador saber correr detras de los gritos de aves míticas y héroes de la biosfera.

Los comentarios están cerrados.