Chuquiagomarka

9215742757_6fa170997b_oHoy, Martín Zelaya, periodista boliviano, ha publicado en Pagina Siete, de La Paz, un reportaje sobre Chuquiagomarka, uno de los libros bolivianos en los que he venido trabajando estos últimos años y que se publicará el año que viene. Este, dedicado a la ciudad de La Paz, no es el único libro boliviano: me queda por terminar una Cirobayesca, una novela boliviana carnavalesca y organizar algunos cientos de páginas de diarios de viaje. Ahora que los asuntos de la vida pública aburren más que nunca y amenazan con ahogarte a poco que descuides, es posible que sea un buen momento para esa tarea.
Chuquiagomarka (el nombre de la ciudad de La Paz en lengua aymara) es sobre todo una crónica de pateo ciudadano a lo largo de nueve viajes, entre 2004 y 2014, y un intento de responder a la pregunta ¿Por qué La Paz?  Veremos si he conseguido explicarlo. Con esas páginas no está agotada la ciudad ni mucho menos, ni en el libro ni para mí. Volvería hoy mismo y recorrería las mismas calles y nada sería igual a como fue, de eso estoy seguro, porque no habrá nada que no me entregue un detalle o un matiz nuevos, una sorpresa, todo lo que dejé para otro viaje, lo que voy a dejar sin duda para otro viaje. En La Paz tienes las sorpresas aseguradas: cementerios, tugurios, comedores, edificios de entrañas coloniales, callejones, mercados, cafés, clubs sociales, yatiris… y mucha conversación. Lo suficiente para acercarse a ella con verdadero apetito. De los amigos que allí dejé nada digo, espero encontrarlos de nuevo.

Primeras noticias de Chuquiagomarka en Pagina Siete, de La Paz, el libro que publicará Lupercalia Ediciones en unos meses http://www.paginasiete.bo/…/chuquiago-miguel-sanchez-ostiz-…

Anuncios

Un pensamiento en “Chuquiagomarka

  1. Holla Miguel. Uno de mis sueños aparte de ser cow boy es ir a América. Tengo un primo en América, de verdad, vive en Córdoba de Argentina. Trompetista del grupo La Pata de la Tuerta. Muy cachondos. Luchadores. El caso es que me parece el Lugar América. Será difícil lo de montar a caballo y lo de viajar a los Andes pero quién sabe, despejadas ciertas incertidumbres si el año que entra no me las piro.
    Desde luego lo tuyo con Bolivia es la rehostia de fascinante.

Los comentarios están cerrados.